Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Deseos para Santa

Que Jimmy encuentre un equipo sintonizado, en línea con su proyecto de nación.

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

La fiesta de la Navidad es para la familia, o lo que es lo mismo para los niños, porque la familia gira alrededor de los pequeños ingenuos, seres felices y siempre conformes ante la fuente inagotable de asombro que los seduce. La sorpresa, fiesta y gozo instantáneo da color a la vida. Los niños piden a Santa, que es la imagen del poder, un deseo. Y los adultos los complacen o caen rendidos por limitación. Y los políticos estarán pensando en consentirnos a los ciudadanos, con un regalo que nos ilusione. ¿Qué deseos habría que pedirle a Santa?

Mi deseo para Jimmy sería que abarate las medicinas. ¿Por qué en Guatemala pagamos tanto por la salud? En México son sustancialmente más baratas, e incluso en otros países de Centroamérica. Pidamos a Jimmy que rompa el bloqueo a la medicina genérica, que firme acuerdos para lograr la accesibilidad, porque un pueblo enfermo no sueña.

A Santa le pido que haga entrar en conciencia a los exdiputados públicamente desenmascarados y expulsados del Congreso por su cinismo y transas, para que tengan vergüenza y desistan de querer imponernos su presencia haciendo uso de legalismos. No los queremos más. ¡Entiéndanlo! Mejor escóndanse con el rostro cubierto, porque nos agreden sus exigencias, nos molesta que intenten hacer valer su ambición para seguir transando. Que no los martirice la continuidad de sus secuaces, gente de la misma calaña, porque otro deseo colectivo es que también ellos se vayan. Deseamos representantes correctos, con vergüenza y dignidad.

Y un deseo más intenso va para el presidente electo, Jimmy Morales, quien está por anunciar en breve a quienes lo acompañarán en la aventura de dirigir Guatemala. Lo peor que podría suceder y ha ocurrido siempre con quienes llegan medio de chiripa, debido a la simpatía propia o a la antipatía por el contendiente, es que resulten anunciando un gabinete “plural”. Es decir, de todo un poco, gente de todas las corrientes, recomendados de sectores de poder, porque es como juntar en un mismo cerebro cuerpos y anticuerpos, que pronto buscarán acomodos, se fraccionarán, y empezarán a tirar de las cuerdas en todos los sentidos, produciéndonos un fuerte dolor de cabeza. Pedimos a Santa que alumbre a Morales para que no junte el agua con el aceite, que encuentre un equipo sintonizado, en línea con su proyecto de nación, si es que existe tal cosa, y evite el síndrome de Serrano, que se destruyó queriendo poner de acuerdo a rivales.

Y mi último deseo, que terminemos ya con esa necedad de la llamada “sociedad civil”, porque la sociedad es civil, la militar ya quedó enterrada en el pasado.

Etiquetas: