Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Opinión

La pobreza extrema, el enemigo común

-Reflexiones para Jimmy-

— Richard Aitkenhead Castillo
Más noticias que te pueden interesar

Estamos cerca de la Navidad y a un mes del inicio del gobierno de Jimmy Morales. En ese entorno se publicaron las nuevas cifras de los niveles de pobreza extrema en el país. Hay discusiones sobre las meodologías utilizadas y las escalas internacionales de estas mediciones. Distractores del tema de fondo: la realidad es inaceptable.

Cada quien busca su culpable preferido. Para algunos, es la corrupción y la apropiación de los fondos públicos por parte de las mafias y los políticos corruptos. Para otros, el problema se origina en el bajo nivel de la carga tributaria en Guatemala. Otros grupos señalan al fracaso de los publicitados programas de la bolsa solidaria o segura de los últimos ocho años. Lo cierto es que hay millones, releámoslo bien, millones de guatemaltecos que viven en pobreza extrema, especialmente niñas y niños del área rural.

Los científicos sociales tienden a proyectar el futuro de toda sociedad en base a la forma en que esta resuelve sus problemas principales. En Guatemala se observó una mejora sustancial, en 2015, con la confluencia ciudadana de indignación, protesta y orden con se salió a manifestar para exigir un alto a la corrupción y apoyar al sistema de justicia en la persecución del delito. La labor del MP y la CICIG ha sido clave en el proceso. El resto del sistema respondió al liderazgo que afloró de estas entidades. Acciones que permiten vislumbrar un mejor futuro.

Estos últimos días, sin embargo, afloraron noticias deprimentes. Noticias que harían a estos científicos sociales afirmar que el futuro es oscuro y las probablidades de éxito muy reducidas. Los datos sobre la pobreza en el país son crudos, muy crudos. No es momento de enfrentarnos en discusiones teóricas o ideológicas, es tiempo de aceptar lo evidente: el nivel de pobreza extrema es intolerable. Dos de cada diez guatemaltecos, por lo menos, viven con hambre permanente y, si son niños, sin futuro.

Jimmy tomará las riendas del país, el 14 a las 14, y será el líder de la nación. Gran responsabilidad, gran oportunidad. El tema de la transparencia y la lucha de la corrupción es su cuenta por pagar ante sus electores. El combate decisivo a la pobreza extrema puede ser su legado. Puede liderar la toma de conciencia real y la indignación sobre el tema. Lograr la movilización de recursos para combatirla. Impulsar el manejo de recursos públicos destinados a los programas de transferencia por la sociedad civil, no la política. Movilizar a los grupos de jóvenes en este esfuerzo. Trasladar a cientos de miles de familias rurales a ciudades intermedias. Somos el diminuto país latinoamericano con mayor población rural relativa del hemisferio. China demostró que sin urbanización no hay reducción sensible de la pobreza. Sin cambios, no hay resultados de fondo. Usted debe ser el líder del esfuerzo nacional: erradicar la pobreza extrema en Guatemala. Difícil pero posible. Que Dios lo ilumine, que lo apoyemos unidos y una feliz Navidad para todos.

Etiquetas: