Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Un espectáculo aterrador

Un presidente no debe caer en pánico. En el debate, ninguno de los 13 se mostró presidenciable.

— Roberto Blum

¿Qué puede ser más aterrador que observar a 13 adultos –alguno de los cuales bien podría convertirse en el líder del país más poderoso del mundo– actuar como “machos adolescentes” movidos solamente por la testosterona? Tal fue el espectáculo que dieron los precandidatos del partido Republicano en su debate de esta semana.

Uno de ellos, el gobernador de Nueva Jersey, prometió que de llegar a la presidencia establecería en Siria e Irak una no fly zone. Si una aeronave rusa violase esa prohibición, él no dudaría en derribarla. Quizás su “machismo adolescente” le impidió ver que con ese acto probablemente desataría una guerra nuclear.

Otro candidato, el puntero Donald Trump, afirmó que mataría no solo a los terroristas sino a sus familias. Según él, los terroristas no valoran sus propias vidas pero sí valoran las de sus familiares. Así los desincentivaría. Con esa propuesta, Trump, se muestra como un virtual violador de las reglas éticas y jurídicas más básicas de la civilización actual y un criminal de lesa humanidad.

Cada uno de los aspirantes a la nominación republicana, competía para mostrarse más violento y agresivo y, obviamente menos racional. La amenaza del terrorismo yihadista los cegaba. La competencia adolescente de esos 13 individuos subía de nivel al escuchar los aplausos crecientes del público que celebraba entusiasmado cada una de las balandronadas que esos 13 soltaban. ¿Era eso simplemente un espectáculo de mal circo, o los asistentes que los ovacionaban, realmente vibraban patrióticamente al unísono con ellos?

El precandidato Carson, neurocirujano pediátrico, no dudó en decir que no le temblaría la mano como presidente para ordenar bombardeos contra el Estado Islámico aun cuando eso significara matar a numerosos niños inocentes. Increíble escuchar esas palabras en boca de un médico pediátrico cuya profesión es salvar las vidas de los niños.

Sobre el tema de la inmigración y los refugiados, era claro que todos, incluso los senadores Cruz y Rubio, ambos de origen cubano, se oponían en mayor o menor grado a recibir a quienes buscan salvar sus vidas o simplemente mejorar sus condiciones de vida. Trump y Cruz, quizás los más radicales en este tema, proponían suspender temporalmente sine die, las visas de entrada a los Estados Unidos de musulmanes o de quienes proceden de países radicalizados por el Islam.

Trump al plantear como condición de exclusión la religión, ninguna visa a los musulmanes, mostraba no solo su xenofobia radical sino también su ignorancia constitucional. En los Estados Unidos la Constitución no permite al gobierno hacer distinción alguna o discriminar en materia religiosa.

Quizás sea posible entender lo sucedido en el debate si uno reconoce que una parte de la sociedad estadounidense ha entrado en una situación de miedo pánico frente al terrorismo y a la inmigración ilegal. Tal estado ha sido promovido por los grupos más radicales del partido Republicano con el resultado de haber generado en la población un miedo grave e irracional que nubla la mente e impide actuar fría y eficazmente.

Un presidente no debe caer en pánico. En el debate, ninguno de los 13 se mostró presidenciable.

Etiquetas: