Lunes 23 DE Septiembre DE 2019
Opinión

La historia se repite

Se hace necesaria una gestión eficiente y transparente.

Fecha de publicación: 17-12-15
Por: mario mérida

En noviembre del 2011, publiqué el artículo El pueblo eligió. Lo comparto nuevamente por su coincidencia con la actualidad: “Igual que hace cuatro años, comienza la curiosidad por conocer los nombres de quienes acompañarán al nuevo presidente en su gestión. Algunos serán aprobados y otros desaprobados; pero llegará el momento que esto pasará a un plano secundario, para centrarse en el seguimiento de las ejecutorias de cada funcionario y en los resultados ofrecidos a lo largo de la campaña electoral.

El escenario que espera al próximo gobierno no es nada halagüeño. Está claro que la demanda de seguridad encabeza la lista, ahora también la salud y la lucha contra la corrupción
–agregados–. Los guatemaltecos esperan que se reduzcan las extorsiones, el robo de celulares, los asaltos y robos callejeros. No obstante hay otros problemas que directa o indirectamente se relacionan con esta demanda. Principiando con el déficit fiscal, cuya recomposición es vital, para la implementación de las políticas públicas para cumplir los compromisos de campaña y otras necesidades latentes, que no fueron mencionadas, pero no por ello deben ser obviadas. Luego viene el reenfoque de la política exterior, factor fundamental para generar confianza y asegurar las contribuciones ofrecidas por los países donantes, así como la renegociación de algunos préstamos, el relevo de embajadores y la designación de funcionarios en organismos internacionales de interés para el Estado. Y por último, está el acercamiento con el Organismo Legislativo a nivel institucional, el cual nuevamente quedó en manos de aquellos diputados que siempre han medrado desde sus comisiones. Los diputados del partido Patriota –hoy FCN–, tendrán que realizar un mayor esfuerzo para efectuar esa tarea con éxito.

Hay otras variables que surgirán en cascada, como los aumentos salariales ofrecidos y las demandas de algunos sectores de la población, que ingenuamente creyeron en las ofertas electorales de los candidatos perdedores.

Quienes han estudiado el intrincado ámbito de la política pública, saben que una visión clara, un presupuesto seguro y funcionarios competentes, no son suficientes; se hace necesaria una gestión eficaz y transparente”.