Jueves 21 DE Febrero DE 2019
Opinión

¿Retorno de los regímenes xenófobos?

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

De acuerdo con sondeo de opinión llevado a cabo del 10 al 13 de diciembre entre 385 votantes del Partido Republicano, el precandidato presidencial Donald Trump obtiene un apoyo del 41 por ciento de la intención de voto. Trump se ha pronunciado en contra de la inmigración hispanoamericana y musulmana, extremo que lo ha apuntalado en la carrera por la nominación presidencial republicana. En un segundo puesto aparece el cubano americano conservador Ted Cruz con el 14 por ciento de la intención de voto, seguido por otro cubano americano conservador Marco Rubio con diez por ciento y por Ben Carson con nueve por ciento.

Asimismo, en una encuesta publicada por la cadena NBC News y el diario The Wall Street Journal, realizada del 6 al 9 de diciembre entre mil adultos, la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, lidera la carrera por la nominación presidencial del Partido Demócrata con 56 por ciento de la intención de voto.

Dicha encuesta apunta que si Clinton y Trump se enfrentaran por la Presidencia de EE. UU. en noviembre de 2016, el 50 por ciento de la intención de voto favorecería a Clinton y 40 por ciento a Trump. Clinton también vencería a Ted Cruz por 48 por ciento de la intención de voto frente al 45 por ciento.

No obstante, Clinton, conforme los resultados de dicha medición, perdería la elección presidencial si se enfrentara a Marco Rubio, quien vencería con el 48 por ciento de la intención de voto contra el 45 por ciento. Ben Carson también derrotaría a Clinton con el 47 por ciento de la intención de voto contra el 46 por ciento.

En Francia, los resultados de la primera vuelta de las elecciones regionales dieron el triunfo al Frente Nacional (FN), liderado por Marine Le Pen, cuya línea ideológico política es ultranacionalista y antiinmigración, con el 30 por ciento de los votos, colocándolo como la primera fuerza política francesa. Aunque en la segunda vuelta electoral celebrada el pasado domingo 13, el FN no logró ningún gobierno regional, aunque obtuvo el récord histórico de 6,8 millones de votos, debido a que fueron frenados por la heterodoxa alianza política entre los republicanos (derecha) de Nicolás Sarkozy y los socialistas de Francois Hollande, con un altísimo costo para estos últimos.

Inequívocamente, Le Pen y el FN han salido fortalecidos de este evento electoral y Le Pen se vislumbra como una fuerte competidora en las elecciones presidenciales que se celebrarán en Francia en 2017.

Increíble, pero así como ocurrió después de la Primera Guerra Mundial (1914-8) en Europa y EE. UU., el ultranacionalismo, la xenofobia y el racismo vuelven a ser causas políticas y comienzan a afianzarse entre importantes segmentos del electorado.

Lamentablemente, esta radicalización política le está haciendo el juego a ISIS, el Califato Islámico, que, a base de terrorismo y extremismo religioso, está desatando una suerte de “guerra religiosa” (guerra santa), que puede redundar en una reedición de las Cruzadas, de la Reconquista, de la Inquisición, de la Guerra de los Treinta Años o de la polarización del Islam entre sunitas y chiitas.

Etiquetas: