Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Sombras detrás del trono

Jimmy Morales maniobrará su gobierno en base a secretos.

Fecha de publicación: 14-12-15
Por: María Aguilar

A un mes de asumir el poder, la negativa del presidente electo Jimmy Morales de presentar a  su equipo de gobierno puede interpretarse de dos maneras. Por un lado, como una debilidad para conformar el mejor cuerpo técnico y por el otro,  que maniobrará su gobierno en base a secretos y falta de transparencia.  Hasta este momento Morales  ha perdido la oportunidad de compartir con la población, al equipo  que le ayudará a sacar a Guatemala de la crisis de gobernabilidad en la que se encuentra.  Esta es una debilidad porque pareciera que los esfuerzos del próximo presidente están centrados en continuar con el show al realizar una gira nacional e internacional en donde actúa como el ganador del concurso y no como el hombre que dirigirá un país que se hunde en la pobreza, el hambre y la violencia.

Según nota de elPeriódico (12.12.15), el vicepresidente electo Jafeth Cabrera expresó que no había fecha  para presentar al Gabinete. Cabrera añadió que podía ser en enero y que no había ley que los obligara a revelarlo. Esta declaración no solo es arrogante sino preocupante porque evidencia el irrespeto hacia la población.

Ante la nula experiencia de Morales dentro del Estado, conocer quiénes conformarán su Gabinete es de alta importancia  porque en teoría se trata de los tecnócratas responsables de las políticas estatales, de quiénes operarán la maquinaria burocrática pero sobre todo de quiénes  evitarán que la débil democracia guatemalteca naufrague. Sin embargo,  el silencio solo refuerza los argumentos de que  quienes dirigen el partido FCN-Nación construirán un Gabinete con ministros  y funcionarios de extrema derecha, una derecha racista que ha gobernado históricamente con nulos resultados. Esto, sumado al hecho de que se plantea  que detrás del poder se encuentran militares genocidas, elites retrógradas, así como alas ultraconservadoras de la Iglesia protestante. Esto, entonces,  indica que no habrá un reacomodo político sino que el próximo gobierno responderá a los intereses de la minoría que se nutre de la impunidad, la violencia, el hambre y el despojo.

Mientras se mantiene la incógnita por saber quiénes conformarán el equipo  de Morales, ya se conocen las sombras que están detrás del trono.