Jueves 18 DE Abril DE 2019
Opinión

Para Jimmy, menos puede ser más

Ahora ¡échese ese trompo a la uña!

— Gonzalo Asturias Montenegro

En las matemáticas el resultado siempre es mayor que los sumandos; lo cual dicho pedestremente quiere decir que más solo puede ser más; como también menos solo puede ser menos, y en cada caso se suma o se resta. Pero en la vida diaria, en las ciencias sociales y en la política, más puede ser menos y menos puede ser más. Y para entenderlo mejor hecho mano del concepto filosófico del taoísmo chino del Yin y el Yang, que describe a dos fuerzas opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas. Entre otros temas, la doctrina del Yin y Yang enseña que dentro de la fuerza hay debilidad; y dentro de la debilidad, fuerza; porque en cada aparente ventaja también hay desventajas; y en cada desventaja, ventajas. ¡Y aquí surge la posibilidad de que menos pueda ser más!

Así, para Jimmy, no contar en el Congreso con una sólida bancada (aumentarla con la compra de diputados ya no es una opción) podría ser considerado como una desventaja, pero también tiene ventajas. ¡Y muy grandes! Para mí es mayor la ventaja que la desventaja. Así, para conseguir la aprobación de las iniciativas de ley que envíe al Congreso (desde abril pasado, el soborno tampoco es opción), Jimmy podrá apelar a la opinión pública, que respaldaría, inclusive con manifestaciones masivas frente al parlamento, todas aquellas que fueran positivas para el país. Las consideradas como negativas no tendrían apoyo alguno. Esto permitiría que se aprueben solo leyes de signo más, lo cual sería beneficioso para Guatemala, y de rebote habría un fortalecimiento de la democracia, porque el ciudadano se involucraría más directamente en el quehacer público. Este pulso con el Congreso también fortalecería políticamente a Jimmy, quien claro tendría que desarrollar la cintura política de la que ahora carece.

En el pasado, los gobiernos que no han tenido mayoría en el Congreso, acudieron al trillado sistema de sobornar a los diputados siendo el caso más sonado el de Jorge Serrano, a quien los representantes le pedían cada vez mayores cantidades de dinero en una desesperante espiral de corrupción. Al final, cuando aparentemente quisieron forzar al presidente a entrar con él al negocio de la electricidad (compra de turbinas para el INDE y autorización a Enron para que operara, empresa que pagó US$18 millones de soborno en Guatemala), Serrano dio un manotazo a los diputados, para luego salir corriendo. ¡No creo que Jimmy quiera imitarlo!

Después de Serrano, el presidente De León Carpio hizo un proceso de depuración del Congreso de acuerdo con la ley, el cual ahora se podría repetir; pero creo que ayudaría más a la democracia y a Jimmy el pulso con el Congreso, porque ello empoderaría al ciudadano. Además hay que entender que superar un reto pequeño nos hace ser pequeños; superar un reto mediano, nos hace ser medianos; y en política, el superar desafíos grandísimos crea estadistas. ¡Amemos los grandes retos!

No tener una gran bancada también es ventajoso porque liberará a Jimmy de no tener que atender, por razones políticas, el fatídico y corrupto Listado Geográfico de Obras ni tendrá que contar con dipuconstructores. No tener las manos atadas es, pues, una ventaja; como también lo es no tener que pagar favores a grandes financistas de campaña, que en el pasado bebieron leche y destazaron la vaca del Estado. Para Jimmy también parecería una desventaja no tener alcaldes de su partido, pero ello también le dará la ventaja de no tener que tener que discriminar el apoyo a los ayuntamientos por razones políticas. Y así sucesivamente.

En la bifurcación política de 2016, Jimmy tiene la posibilidad de tomar el camino estrecho (¿difícil?) de solo hacer las cosas que sean correctas, lo que le traería grandes réditos políticos; o la carretera amplia de ser corrupto, de alcahuetear los malos procederes o encubrir los manejos turbios, lo cual será la ruta más directa para ir al despeñadero político, y hasta quizá terminar prematuramente su mandato. Jimmy, el pueblo le dio un mandato anticorrupción, ahora ¡échese ese trompo a la uña! ¡No hay de otra!

 gasturiasm@gmail.com

Etiquetas: