Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El elenco

La escasez de recursos es la debilidad más notable para el nuevo Gobierno.

— Manfredo Marroquín
Más noticias que te pueden interesar

Pocas veces en la vida política de un país se presentan contextos fáciles de leer y que ofrezcan a un gobernante un sendero seguro para transitar por la ruta de la gobernabilidad. Si bien la situación financiera del Estado y sus instituciones están sufriendo los efectos fatigantes de la orgía de corrupción de la administración anterior, el Gobierno entrante tiene condiciones y opciones para salir adelante con una gestión exitosa.

La escasez de recursos es la debilidad más notable para el nuevo Gobierno, en tanto la mayor fortaleza lo constituye el eje Ministerio Público-CICIG, que puso a Guatemala en el mapa noticioso mundial por vez primera por una causa que ha concitado como nunca, un arrollador respaldo nacional e internacional, representando un capital político suficiente para compensar todas las debilidades juntas.

Como en el proceso preparatorio de cualquier proyecto artístico, una primera consideración estratégica es saber si se cuenta con un elenco que de entrada aumente las posibilidades de éxito en taquilla. El presidente electo Jimmy Morales todavía no sale de la difícil tarea de conformar su equipo de Gobierno que será la primera prueba importante de cara a mantener vivas las expectativas del gran público ávido de nuevas y mejores caras en el escenario político de Gobierno.

Pero por buena elección que haga para conformar su gabinete, el elenco que ya goza de la aprobación y el aplauso ciudadano unánime es el de la Fiscal General y el Comisionado de CICIG. Darles un papel secundario o peor aún, ignorarlos en la puesta de escena de su nuevo Gobierno equivale a cometer suicidio político.

La continuidad del trabajo en seguridad y justicia iniciado con el procesamiento de connotados poderes corruptos y corruptores y el fortalecimiento de las instituciones que tienen a su cargo la impartición de estas funciones (MP, CSJ, PNC, CGC, PGN) puede traducirse en acciones al portador que en este caso, el Presidente puede utilizar para atraer inversión nacional y externa, mayores niveles de turismo y en mejorar la marca país. Cualquier otro proyecto o política de Gobierno obtendrá dividendos del éxito que se gane en combatir impunidad y corrupción y mejores niveles de seguridad y confianza ciudadana.

Dicho en otras palabras, Jimmy Morales tiene la opción de sumarse a la obra que ya goza de buena reputación y cuenta con el visto bueno del público nacional e internacional con un electo de garantiza taquilla llena, complementándola con el nombramiento de actores de soporte en papeles clave para la seguridad nacional, como Gobernación, Migración, Aeronáutica, SAT, banca central, etcétera.

Como profesional del escenario, el presidente Morales debe saber bien la diferencia en montar una obra con un elenco ya reconocido y querido por el gran público y/o experimentar en carne propia la tragicomedia ofrecida por gobiernos anteriores que prefirieron estafar al público con un espectáculo de segunda que afortunadamente terminó con llevar a las rejas a sus protagonistas.

Etiquetas: