Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Es hora de asumir la resposablidad que nos corresponde

— Carlos Paiz Andrade
Más noticias que te pueden interesar

No entiendo a esta Guatemala nuestra. Fue patente el rechazo del pueblo a la corrupción y fue su oposición pacífica la que logró los resultados que ahora vemos con cierta satisfacción. Sin embargo, todos sabemos que hay demasiado por hacer y que todavía hay mucha gente que no ha sido acusada ni procesada, ni se han hecho públicos todos los abusos, los desmanes y los robos que realizaron personas e instituciones. Hace falta que sean señaladas y estamos a la expectativa de estos avances en la justicia.

Recuerdo que cuando empezaron las manifestaciones, las instituciones del sector privado no se pronunciaron a favor, pero en cuanto vieron el clamor del pueblo y la reacción contundente que hubo en la Plaza y en los medios, entonces decidieron apoyar.

Ahora resulta que sí estamos en contra de la corrupción, pero no queremos hacer nada, ni dar nuestro aporte, ni contribuir a que esto se logre. Qué tristeza que estos mismos sectores, que en este caso debieran acuerpar los esfuerzos que se tienen que hacer para financiar la lucha contra la corrupción, se han opuesto sistemáticamente a cualquier tipo de impuesto a lo largo de la historia; es más, se habla de que en esos gremios hay muchos que no tributan.

Quiero instar a todos los guatemaltecos que han tenido la valentía y la determinación de oponerse a estos atropellos, pero sobre todo a estos malos guatemaltecos que no quieren colaborar, que se sometan al compromiso de contribuir con los esfuerzos necesarios para que esta lucha tenga los recursos suficientes y las autoridades continúen trabajando, con el fin de combatir este flagelo que socava profundamente la libertad y el bienestar del país.

Son evidentes los problemas financieros que dejó el gobierno anterior, la deuda incrementó onerosamente, el dinero se gastó sin medida, y lo que es peor, sirvió para enriquecer a esta plaga que nos ha estado chupando la sangre. Por eso mismo, el nuevo gobierno se ve en la necesidad de operar con menos fondos para lograr la obra que todos esperamos, pero si no abordamos estas causas justas de alguna manera enfática, no tenemos derecho a seguirnos quejando en el futuro. Ya es hora de que asumamos la responsabilidad que nos corresponde.

Etiquetas: