Lunes 22 DE Abril DE 2019
Opinión

Urgente Reforma

El MP cuenta únicamente con 34 fiscalías.

— Anabella Giracca

Está claro que para retomar el rumbo de esta maquinaria oxidada, es necesario fortalecer las instituciones, que muchas veces son debilitadas sistemáticamente por aquellos que tienen interés en que nada cambie. La reforma a la Ley Orgánica del Ministerio Público, trabajada por el MP, la CICIG y OACNUDH representa un esfuerzo ejemplar. Esa reiterada insistencia por obstaculizar al ente investigador, debe estar bajo la lupa de una ciudadanía que aspira a cambios frontales. Además, el presupuesto, hoja de ruta de una Nación, le impide crecer e implementar proyectos de suma importancia. Hoy, el MP cuenta únicamente con 34 fiscalías. Urge su expansión y presencia a nivel nacional. Urge una unidad de capacitación acorde a las necesidades de cada región. ¿Equidad? ¿Justicia? ¿Pertinencia? ¡Sí!, porque “cada superación de esta o aquella discriminación representa una etapa de progreso” (Bobbio).

La propuesta de reforma aspira a garantizar la independencia del MP y del Fiscal General de la República. Eliminar el cuestionado “Consejo del MP” que, al parecer, no ha hecho más que entorpecer su trabajo y funcionar, muchas veces, bajo presiones e intereses particulares de sus miembros: tres de los delegados los elige el Congreso de la República, ¿intromisión de poderes? Se plantea la modificación que hoy le permite al Presidente remover al Fiscal de su cargo por supuesto “mal desempeño”, lo cual reprime trabajar con independencia. Como bien lo cuenta nuestra bitácora, cada nuevo mandatario busca el “talón” para destituir y luego instalar Fiscal a su medida. También se plantea un “régimen de disciplina”: importante que todas las instituciones cuenten con una normativa estricta que asegure la permanencia de los probos, pero garantice la posibilidad de deshabilitar, remover de su cargo a quienes no lo sean.

Habría que contar con una escuela de investigación fortalecida que se convierta en un auténtico ente investigador. O sea, vigorizar la investigación criminal. El país necesita fiscales regionales, extender sus brazos a un territorio que poco es atendido en sus distancias. Combatir la corrupción cambiando las reglas del nombramiento de fiscales.

Por ahora, en la propuesta de presupuesto 2016, no hay fondos asignados para proyectos de vital importancia nacional: implementación de fiscalías municipales, temas vinculados a niñez, mujer, indígenas. ¿Casualidad?

Un buen inicio para aglutinar a los más diversos sectores sociales. Porque solo unidos eliminaremos discriminaciones.

Etiquetas: