Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Sin modernización, el pasado nos alcanzará

Ministerio de Desarrollo Social.

— Werner R. González
Más noticias que te pueden interesar

Es indudable que el logro más importante de la administración del actual Gobierno de transición será sentar las bases para una modernización, ya no solo de las organizaciones del Ejecutivo, pero también para una modernización del Estado. En columna anterior: Reforma de una Democracia en Crisis se resaltaba el hecho que la democratización de un Estado se alcanza mejorando la relación Estado-sociedad con el compromiso de recuperar el brazo social del Gobierno para distribuir mejor las cargas o tareas.

En ese sentido, hace pocos días, me preguntaba, con la idea de ejemplificar algún caso de modernización, si en estos momentos de transición de Gobierno alguna institución pudiera estar accionando ajustes en su sistema operativo que suponga una modernización dentro de su estructura administrativa, que para el futuro cercano, se tradujera en impacto positivo de su oferta de bienes y servicios hacia su población objetivo.

Felizmente, encontré, que las actuales autoridades del Ministerio de Desarrollo Social –Mides– trabajan anhelosamente en la modernización del mismo con la finalidad de heredar al próximo Gobierno 2016-2020 un Mides modernizado en términos de transparencia, compromiso de trabajo, rendición de cuentas y agilidad en las entregas que se traduzca en una mejor relación costo-efectivo institucional.

Todo lo cual, me pareció impresionante. Y por ello, dedico este espacio al caso del Ministerio de Desarrollo Social –Mides– por el esfuerzo de sus autoridades de modernizar dicha institución. Igualmente, tengo la percepción que las actuales autoridades del Ministerio de Economía siguen muy de cerca esta importante iniciativa de modernización.

Teniendo el Mides funciones de alto valor social, si se llevan a cabalidad, sería uno de los ministerios de más alto impacto en la sociedad guatemalteca; se supondría entonces, una asignación presupuestaria proporcional. Ante esto, es aleccionador que las actuales autoridades de transición se encuentren retomando, con enfoque de realidad guatemalteca, la exitosa política social brasileña que en menos de una década sustrajo de la precariedad a 28 millones de personas situadas por debajo de la línea de pobreza.

El ministro brasileño de ese entonces, don José Graziano da Silva, hoy director general de la FAO, llevó paralelamente no solo bolsa solidaria con una temporalidad programada; sino al mismo tiempo, entregaba proyectos productivos a nivel de Huertos Familiares con apoyo crediticio y extensión rural. Fomentando así, el autoconsumo y la generación de empleo familiar.

Adicionalmente y según fuentes cercanas: la modernización del Mides, renunciando al clientelismo político, tendrá en cuenta la encuesta Encovi-2014; cuyas estadísticas estarán siendo oficializadas para finales de noviembre próximo, tras la última revisión en coordinación con expertos del Banco Mundial (Prensa Libre 12-oct-2015).

La misma fuente indica que la ministra organiza responsablemente a sus mejores técnicos para el rediseño de los planes, programas y proyectos con la finalidad de concluir el objetivo de reorientar al Mides hacia el espíritu de Desarrollo Social para el que fue establecido. ¡Que así sea!

Etiquetas: