Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Opinión

El Holocausto por balas

Un negacionismo estúpidamente antihistórico.

Fecha de publicación: 14-10-15
Por: Jacques Seidner

Alrededor de un millón y medio de judíos fueron asesinados en lo que se denomina “la Shoah por balas” el genocidio perpetrado por las tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial en su avance hacia el Este de Europa.

La comprobación de los hechos se debe al sacerdote católico Patrick Desbois animador y Presidente de la organización Yahad-in Unum que ha investigado las masacres cometidas en Ucrania, Bielorrusia y Rusia durante la invasión alemana a partir de 1941.

El sacerdote francés comentó, en su reciente paso por Guatemala, que empezó su investigación con el fin de devolverle a los judíos asesinados su dignidad y acabar con toda teoría negacionista del Holocausto. El genocidio existió con cauda de 6 millones de israelitas asesinados sin tener estos medio alguno de defensa.

Las masacres de judíos en las regiones apuntadas son el precedente del genocidio generalizado denominado la Solución Final que fuera organizado posteriormente y decidido en la reunión de jerarcas nazis en Wannsee en enero de 1942.

Desbois nos cuenta que las ejecuciones llevadas a cabo por el Einsatzgruppen del Ejército alemán contaron con colaboradores nolens volens de las policías y ciudadanos de las municipalidades locales de los países conquistados que se ocupaban de denunciar a los judíos que intentaban esconderse. Son justamente y sin embargo los nativos de esas ciudades y pueblos que eran jóvenes –aun niños en aquel entonces– que se han adelantado hoy para denunciar y para prestar su testimonio al estudio de Desbois y señalar los sitios de tan abominables hechos.

El 5 de octubre reciente, fue inaugurada en Guatemala bajo el patrocinio de la Embajada de Francia la exposición fotográfica El Holocausto por balas. Se presenta por primera vez en América Latina.

El Yahad-in Unum, con la presencia de su creador Desbois, da a conocer un capítulo trágico aún oscuro de la historia de la Segunda Guerra Mundial. Dicha organización ha identificado hasta la fecha, 1,744 sitios de ejecuciones y recogido 4 mil 485 testimonios a lo largo de 105 visitas de investigación a países del Este europeo. La Universidad París-Sorbona y la Universidad de Georgetown se han unido como partícipes académicos de la organización.

Esta exposición es una prueba fehaciente más, de que la Shoah existió, a pesar de un negacionismo activo, recurrente pero más aún estúpidamente antihistórico. Dicha negación sigue sin embargo rondando las sociedades antisemitas las cuales son abanderadas por ciertos personajes públicos con dudosas finalidades ideológico-políticas, situación que no deja de ser peligrosa para el mundo libre actualmente bajo asedio.