Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Inversión de escala mayor, motor del desarrollo

Los proyectos de escala mayor en sectores clave de la economía, son estratégicos para acelerar el desarrollo.

— Juan José Micheo Fuentes
Más noticias que te pueden interesar

Guatemala estrenará en enero próximo un nuevo Gobierno, situación que despierta expectativas positivas, pero también inquietudes por el rumbo que tomarán las autoridades en el campo socioeconómico. Hay que partir del hecho que no hay recursos suficientes para acelerar el crecimiento de todos los sectores al mismo tiempo. Por esa razón es que se necesita identificar los sectores clave que propulsen el desarrollo y abrir las puertas a los capitales que complementen la inversión pública.

Para que la inversión fluya el empresario requiere que existan ciertas precondiciones para arriegar sus capitales: estabilidad macroeconómica, sistema bancario sano, cumplimiento de contratos, seguridad ciudadana, transparencia en la administración pública y un sistema legal que dé certeza jurídica. Y, desde el punto de vista microeconómico: facilidades para abrir negocios, disponibilidad de comunicaciones eficaces, mano de obra calificada, comercio transfronterizo eficiente, acceso al crédito y manejo de permisos, licencias y tributos, libres de discrecionalidad por parte de los funcionarios públicos.

Al pasar revista del ingreso de capitales foráneos nos encontramos que Guatemala, siendo la economía más grande de la región, recibió inversiones del exterior en el 2014 de US$1,396 millones, mientras Costa Rica captó US$2,106 millones, Honduras US$1,144 millones; y Panamá un monto de US$4,719 millones resultado de la política de apertura a capitales extranjeros que han invertido masivamente en propiedad inmobiliaria, turismo y grandes centros logísticos aprovechando la ampliación del Canal.

Según un reciente estudio sobre la Inversión Extranjera Directa en América Latina elaborado por la Cepal: “La inversión extranjera directa en Guatemala aumentó un ocho por ciento en 2014, con lo que alcanzó US$1,396 millones, el nivel más alto registrado a la fecha. Durante varios años, el sector de los recursos naturales había sido el principal destinatario de capitales del exterior, pero en 2014 fue superado por el de la energía, que recibió el 24 por ciento del monto de las inversiones, frente al 23 por ciento que se destinaron a los recursos naturales. La proporción correspondiente al sector manufacturero disminuyó ligeramente, situándose en el 13 por ciento de los flujos de entrada de capitales del exterior, mientras que el comercio recibió un 15 por ciento de las inversiones”.

Sin duda, Guatemala para potencializar el crecimiento necesita de inversión en grandes cantidades. Muchos proyectos se pierden por falta de información y promoción. En Chile, país como otros de suramérica que están siendo afectados por la disminución de los precios de las materias primas, se conformó un Comité de ministros del área económica para levantar un inventario de proyectos de inversión pública e inversión privada, que le proporcionó la patronal de aquel país. Al inicio el recuento de proyectos ascendía a un monto de US$6,000 millones, pero al revisar el presupuesto y los distintos programas pasó a US$65,000 millones, y sobre esos se elaboró un plan de acción para llevarlos a cabo.

Al Comité se le dio el nombre de Proinversión y está liderado por el asesor de Modernización del Estado, quien se encarga de darle seguimiento y control de la gestión para agilizar la materialización de las iniciativas de inversión. En Guatemala se podría implantar un grupo de seguimiento similar en donde se prioricen y agenden los proyectos por sectores, entre los cuales pueden estar los de energía, infraestructura, telecomunicaciones, bosques y exportaciones no tradicionales.

El otro medio eficaz lo constituyen las alianzas público-privadas. En nuestro país ya se cuenta con una Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica, cuyas funciones se orientan a promover proyectos de infraestructura física: construcción de carreteras de pago, vías de ferrocarril, desarrollo de puertos, aeropuertos, anillos de circunvalación vehicular y centros logísticos internacionales. El primero de ocho proyectos con que se cuenta se sacó este año a concurso y consiste en la construcción del Centro Administrativo del Estado que albergará a 12 mil funcionarios, en un espacio de 300 mil metros cuadrados de oficinas y 4,500 estacionamientos.

Los proyectos de escala mayor en sectores clave de la economía como los antes relacionados, son estratégicos para acelerar el desarrollo. Son grandes inversiones que no necesitan de incentivos fiscales ni de subsidios de ninguna naturaleza, son proyectos rentables, sustentables, que respetan el medio ambiente y competitivos que crean empleos formales, con prestaciones mejores a la reglamentarias y salarios bien remunerados. Es a través de promover este tipo de inversiones como el próximo Gobierno podría apuntalar el bienestar social, incluyente, que reduzca las brechas en la disparidad de ingresos y genere cientos de nuevas plazas de trabajo.

Etiquetas: