Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Ausencia de transparencia durante el régimen de Colom

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

En una reciente entrevista, la presidenciable de la UNE, Sandra Torres, expresó que la transparencia y la calidad del gasto público son componentes fundamentales de su denominado “Plan de Gobierno de Rescate Nacional”.

Esto contrasta con lo expresado por el ex ministro de Finanzas Públicas, Juan Alberto Fuentes Knight, en su libro Rendición de Cuentas, que es una suerte de relato de su vivencia dentro del régimen de Álvaro Colom (2008-12), bajo el cual Sandra Torres fungió (a juicio de Fuentes Knight) como Primera Ministra de facto, cuando se refiere a la crisis que desembocó en la remoción del ministro de Educación, Bienvenido Argueta, por haberse negado a proporcionar información sobre los beneficiarios del programa Mi Familia Progresa (Mifapro), a cargo de Torres, extremo que fue manifiestamente contrario a la transparencia y a la rendición de cuentas.

Fuentes Knight, en forma categórica, señala: “(…) Ello ocurrió porque no se entregó la información a pesar de la exigencia de la Corte de Constitucionalidad de que lo hiciera. Intenté –de común acuerdo con Argueta– incidir directamente en el propio presidente para que le diera instrucciones al ministro de que entregara la información solicitada, pero no tuve éxito (…) Todavía no tengo una explicación que me satisfaga plenamente sobre por qué existía oposición de Sandra Torres para que se hiciera y de por qué el presidente aceptó que así fuera. ¿Berrinche político? ¿Rencor ante la intransigencia de la oposición? ¿Odios heredados de la campaña electoral? ¿Convicción de que lo único que querían los que solicitaban la información era paralizar el programa? Tal vez. Pero, en todo caso, lo que se hizo iba en dirección contraria a la necesaria rendición de cuentas (…)”.

Es decir que, según Fuentes Knight, Sandra Torres prefirió que cayera la cabeza del ex ministro Argueta antes de transparentar su gestión, antes de rendir cuentas. ¡Interesante!

Por tanto, es pertinente que la presidenciable Torres explique a la opinión pública y a la ciudadanía en general por qué se opuso a transparentar el Programa Mi Familia Progresa y a rendir cuentas sobre el monto y la administración de los recursos invertidos, así como sobre los beneficiarios.

Finalmente, debe tenerse presente que Fuentes Knight menciona tres conceptos para calificar la actitud de Torres: Rencor, que, según el Diccionario de la Lengua Española, significa resentimiento arraigado y tenaz; odio, que quiere decir antipatía, aversión; y berrinche, que es el coraje, el enojo grande, comúnmente en los niños; berrinchudo es aquel que se encorajina o enoja con frecuencia y por leve motivo. Sin duda, también es muy del caso que Torres responda a estos calificativos de su ex colaborador.

Etiquetas: