Miércoles 26 DE Junio DE 2019
Opinión

¿Qué es el honor en un hombre de honor?

El honor es una cualidad que el grupo social le reconoce a un individuo cuya conducta es perfectamente consistente con su palabra.

Fecha de publicación: 19-09-15
Por: Roberto Blum

Don Vito Corleone, El padrino, es definido como “un hombre de honor” en la novela de Mario Puzo. Esta novela, sobre la que se basó una de las mejores películas estadounidenses de todos los tiempos, cuenta la historia de un personaje que se convierte en el jefe de una poderosa familia de la mafia estadounidense.

Vito, un pobre inmigrante italiano, natural de Corleone, un pueblecito de la provincia de Palermo, en la isla de Sicilia, llega a los Estados Unidos a principios del siglo XX. Entonces existía ya en la ciudad de Nueva York una importante comunidad italiana, formada por recién llegados que aún no se habían integrado al melting pot que se supone es la nación norteamericana.

Al llegar al nuevo país, los inmigrantes buscan generalmente asentarse en la cercanía de sus coterráneos, por múltiples razones. Este hecho da lugar a la creación de barrios y regiones, donde se reproducen y se mantiene la lengua, las costumbres y las tradiciones del país de origen. Así, en Norteamérica encontramos muchos enclaves étnicos. Ejemplo de ello son las “pequeñas Italias” y, en otros lugares, poblaciones típicamente polacas, mexicanas o escandinavas, además de los famosos “barrios chinos”.

El joven Vito es un hombre servicial, ayudador, dispuesto a ganarse la vida en esa “pequeña Italia” neoyorkina. Su personalidad y su conducta le ganan rápidamente amigos que saben que está dispuesto siempre a colaborar. El círculo social de Vito va creciendo y él acumulando a su favor la disposición de buenas voluntades. Sus amigos y conocidos saben que es un hombre de palabra. Un hombre que cumple lo que dice. No hay en él doblez alguna. Siempre se puede confiar en su palabra. Vito es, sin duda, un hombre de honor.

Al inicio de la novela de Puzo, ya en 1945, Vito se ha convertido en un poderoso personaje en su comunidad. Un inmigrante, Amerigo Bonasera, se lamenta por la desgracia que le ha ocurrido a su hija. Un par de jóvenes la han golpeado y le han destrozado el rostro. Bonasera le dice a su mujer que solo don Vito Corleone, el jefe de la Familia Corleone, les podrá hacer justicia. Y se presenta, “sombrero en mano”, ante el “capo”, a demandarla. Bonasera sabe que la justicia de don Vito es pronta y completa. Su palabra es ciertamente eficaz.

Entre los mercaderes de brillantes, muchos de ellos pertenecientes a las diversas comunidades judías –lo mismo en Amberes que en Nueva York o Tel Aviv– existe la costumbre de cerrar una compraventa de gran valor monetario con un simple apretón de manos y esta frase: mazel tov, buena suerte. De nuevo se observa que el poder y la eficacia de la palabra empeñada es la esencia del honor que se le atribuye a alguien.

El honor es una cualidad que el grupo social le reconoce a un individuo cuya conducta es perfectamente consistente con su palabra: una cualidad esencial en aquellas comunidades cuyas instituciones formales no son creíbles, por no ser consistentes o ser ineficaces. Así, por ejemplo, en las sociedades modernas con instituciones adecuadas y eficaces, el honor personal es una cualidad que poco a poco va perdiendo su valor social. Sin embargo, el honor es una de esas “antiguallas” que da pena ver cómo se van perdiendo en el mundo actual.