Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Los todólogos

En este mundo manipulan a los listos no digamos a los dormidos.

— Amílcar Álvarez
Más noticias que te pueden interesar

Están de moda. Un día son médicos, ingenieros, sicólogos y otro, brujos, abogados, generales, arquitectos, con un doctorado en ciencias ocultas otorgado por la Universidad de Tepito al módico precio de un millón de pesos, con la opción de Summa Cum Laude por medio melón más o menos. Que con su pan se lo coman y disfruten a todo vapor. El problema menor es que se les va la mano y en lugar de formar opinión y orientar a los que se atreven a leerlos, los dejan más perdidos que el hijo de la Llorona. Casos abundan en todas las ramas del saber por lo que es menester tener un mínimo de cuidado al leer. En este mundo manipulan a los listos no digamos a los dormidos.

En el campo jurídico dicen porai que cuando dos abogados discuten no es raro que surjan tres opiniones y es cierto, lo cual enriquece y le da validez al tema de que se trate. En el caso reciente de don Otto que por el momento está en el bote de Matamoros, algunos opinan que si hubiera terminado el período de Presidente y tomado posesión como diputado en el Parlacen la inmunidad tendía un velo que cubría los delitos que supuestamente cometió ejerciendo la Presidencia. Otros sostienen el criterio de que la inmunidad que ese cuestionado organismo le otorga a los exgobernantes no tiene efecto retroactivo y en consecuencia pueden ser juzgados por hechos ilícitos cometidos en el ejercicio de sus cargos, es decir, no se pueden sustraer de enfrentar a la Justicia si son imputados de la comisión de un delito. Desde luego que con la garantía de la presunción de inocencia y del debido proceso. Esa opinión la comparto.

Otro tema se origina en las denuncias presentadas por personas particulares, la CICIG y el Ministerio Público en contra del expresidente Pérez Molina en la Corte Suprema de Justicia solicitando dar trámite a varios antejuicios en su contra. El expresidente interpuso un recurso de amparo aduciendo que se le estaba juzgando varias veces existiendo identidad de persona, cosas, pretensión y causa. Respecto al referido amparo varios profesionales del Derecho comentan lo inútil de tocar temas jurídicos por todólogos que con ligereza, creen saber todo de todo y al final no saben nada de nada, solo enredan a los lectores. Confunden denuncia con demanda. En el primer caso pueden existir mil, que coincidan en los presupuestos. En la demanda es lo contrario. Al ser juzgada una persona por un hecho determinado y sentenciada por el órgano jurisdiccional, “No puede” ser juzgada y sentenciada por el mismo hecho dos veces. De esa cuenta, las denuncias presentadas en la Corte Suprema de Justicia para que se le quitara el derecho de antejuicio que en su momento gozaba el expresidente Pérez, “no” se pueden equiparar a un “Proceso” en el que en diferentes instancias se juzga al sujeto procesal. En pocas palabras “no” hay que confundir “Denuncia” con “Juicio”. La “Denuncia” es el inicio de una investigación no de un “Proceso”. La Honorable Corte de Constitucionalidad resolvió un caso muy simple, al declarar por unanimidad sin lugar el amparo interpuesto.

“Cosa juzgada” es cuando una persona “no” puede ser juzgada dos veces por un mismo hecho, en el que se agotaron las instancias procesales respetando el debido proceso, lo que implica que exista una sentencia ejecutoriada es decir: firme. Pretender que la denuncia que haga una persona límite que otras puedan hacer la misma denuncia es un absurdo jurídico. Pro bono público: A veces, en esta vida lo mejor es callar, repitiendo lo que dice una bonita canción.

Etiquetas: