Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Ataques contra la prensa

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

El número incremental de ataques contra la prensa independiente en Guatemala es alarmante. Sin duda, son síntomas de intolerancia que día a día van agudizándose y generalizando en una sociedad en la cual impera una altísima conflictividad y en donde la violencia se está imponiendo, al punto que los ajusticiamientos y ejecuciones extrajudiciales han vuelto a ser comunes e irrefrenables.   Decir la verdad en este país sigue siendo peligroso, casi un suicidio, dado que los criminales tienen muchísimo poder y el Estado se ha mostrado tremendamente incapaz para proteger la vida, la integridad física, los bienes, la seguridad y la libertad de las personas. Un Estado que no garantiza estos derechos humanos fundamentales es para los ciudadanos un Estado fallido, fracasado, pero para los rufianes que detentan el poder público una cleptocracia perfecta.

Sostenemos que una sociedad en donde la libertad de expresión de ideas es nugatoria está propensa al abuso de poder, a la arbitrariedad y al autoritarismo. Sin el libre juego de opiniones, no puede haber democracia ni libertad.

elPeriódico y sus periodistas, particularmente, han sido víctimas de intimidaciones, acoso, ataques cibernéticos, coacciones, allanamientos, terrorismo fiscal, secuestros, atentados contra la vida e, incluso, acciones legales fraudulentas entre las que destacan la querella por el delito de femicidio que planteó la ex vicepresidenta Roxana Baldetti contra el presidente de elPeriódico Jose Rubén Zamora, así como más de un centenar de querellas y acciones legales presentadas ante el Ministerio Público y tribunales de justicia por funcionarios del régimen de Otto Pérez contra Jose Rubén Zamora, elPeriódico y sus periodistas, con el propósito de encarcelar a los denunciados, cuya defensa ha sido confiada al abogado Mario Fuentes Destarac (y sus asociados), quien, por cierto, el miércoles pasado fue objeto de un deleznable acto intimidatorio, ya que en un estacionamiento de la zona 15 de la capital, en plena luz del día, fue sustraído, con lujo de fuerza, de su vehículo un maletín personal con documentos relacionados con asuntos legales bajo su patrocinio profesional, extremo que ya fue denunciado ante las autoridades, por lo que se espera la pronta averiguación del hecho punible y la detención de los responsables.   En todo caso, exigimos a las autoridades del país que garanticen y protejan los derechos fundamentales de los periodistas y comunicadores, así como de sus asesores legales, a fin de que en Guatemala por fin brille la verdad, la tolerancia, el pluralismo y la legalidad.

Etiquetas: