Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Huérfanos

Otto Pérez Molina sigue aferrado al poder.

— Roberto Antonio Wagner
Más noticias que te pueden interesar

Actualmente los ciudadanos guatemaltecos somos huérfanos de nuestras instituciones. A poco menos de tres semanas para las elecciones generales no hay ninguna institución del Estado que nos garantice cómo serán dichas elecciones, quiénes participarán, quiénes no y cómo se desarrollarán las mismas. En las últimas semanas el TSE, la CSJ y la CC han estado jugando a la papa caliente y ninguna ha dado ningún dictamen que de certeza ni mucho menos legitimidad de cara a lo que debería ser una fiesta cívica el próximo 6 de septiembre.

 

Políticamente no hay condiciones para tener elecciones. La organización política del país está corrompida y se cae a pedazos y ninguno de los candidatos a presidente tiene una propuesta viable de rescate y fortalecimiento. ¡Ninguno! Al igual que en años anteriores los programas de gobierno de cada partido son un listado de buenas intenciones que pintan una Guatemala ideal pero que parece ser posible solo por arte de magia. Nadie ha abordado el tema central sobre cómo financiar los proyectos que prometen o cómo lograr los acuerdos políticos para materializar sus ideas. Sobre esto los temas de urgencia como la seguridad, el hambre, la vulnerabilidad ambiental y la infraestructura estarán sujetos a reacciones improvisadas y a los ya conocidos “chapuces”. En materia de inversión y comercio, seguiremos girando alrededor de estadísticas que nominalmente nos hacen ver muy bien pero que en la realidad desnudan nuestro subdesarrollo en el marco de la economía mundial.

 

Todo esto en medio de una crisis política cuyo principal símbolo, Otto Pérez Molina, sigue aferrado al poder. Pero como advertía Santo Tomás, lo que le sigue es alguien igual o peor, ese será el legado de las elecciones del 6 de septiembre: el colapso total o el mantenimiento de la corrupción y saqueo del Estado. La única alternativa sigue siendo la protesta y la denuncia ciudadana que se ha constituido en el último bastión democrático del país dado que aquellos que apuestan por las elecciones son los mismos que nos han dejado huérfanos y pretenden seguir haciéndolo. Hoy más que nunca debemos alzar nuestras voces en contra de un sistema y funcionarios corruptos, candidatos vacíos e instituciones débiles.

 

‘@robertoantoniow’

Etiquetas: