Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

El Congreso, la llave del cambio

Guatemala necesita un cambio. No solamente de Presidente.

Fecha de publicación: 17-08-15
Por: Richard Aitkenhead Castillo

Esta semana recién pasada nos ha mostrado la profundidad de la crisis y algunos de los desafíos a superar. El monstruo ha empezado a mostrar su fuerza. Para ellos, es cuestión de tiempo para que todo vuelva a la normalidad. Total, la ciudadanía se cansa y se aburre de manifestar, protestar o proponer. La llave del cambio está en el Congreso y, por ahora, el control de la llave está en manos de los enemigos del cambio. Para ellos, la fiesta debe continuar.

 

Podemos empezar el recuento de la semana con la disposición del Tribunal Supremo Electoral sobre el techo de gasto electoral. El veredicto es claro, el partido Lider con sus candidatos, han superado el techo de gasto para esta campaña electoral. Un cálculo que no toma en cuenta, el enorme gasto efectuado en los primeros tres años, previos al inicio de la contienda electoral. La sentencia, una multa y la prohibición de más gasto. La respuesta. jugarle la vuelta al sistema. Con el patrocinio de otra entidad política afín, no piensan detener su campaña sino incrementarla en la fase final del proceso. Es la típica respuesta del sistema político tradicional; aplicada la norma, implementada la burla. Un ejemplo del funcionamiento del sistema opaco en Guatemala.

 

Un segundo ejemplo del entorno político tradicional: el debate de diputados organizado por la Asociación de Gerentes de Guatemala. Diálogo de sordos. Empecemos con la inasistencia del partido Lider, que ni siquiera desea explicar su accionar a la ciudadanía ya que no lo necesita. El resto de partidos políticos importantes, presentes con lo mejor de su repertorio. Un debate de forma y con poco fondo. Los corruptos son los otros, especialmente los de Lider, explican. Ellos son los bien intencionados, no responden por el resto. Las reformas tienen su apoyo, pero advierten que no garantizan una mejora. Los diputados de experiencia son mejores que los novatos. La misma cantaleta de siempre; con nosotros mal, sin nosotros peor.

 

El cierre, el rechazo al proceso de levantar el antejuicio del Presidente y la votación de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. La respuesta típica del sistema. Votación a favor, pero el quórum no fue suficiente. En un tema crucial, uno de cada tres diputados de Lider no asistió al Congreso. Total, nada de nada. Eso fue malo, pero lo de la Ley Electoral y de Partidos Políticos es peor. Otro truco del sistema. Nada que no les conviene, es legal. Todo lo que les conviene, si lo es. Un sistema de defensa de los intereses oscuros y una barrera a todo intento de cambio.

 

Guatemala necesita un cambio. No solamente de Presidente. Sobre todo en el Congreso. Este es el órgano central de nuestro sistema político, y es el menos transparente. La presión popular no puede disminuir, ahora o después de las elecciones. El próximo Congreso está llamado a liderar el cambio. La sociedad civil tiene mucho por decir, proponer y presionar. La llave, sin embargo, debe estar en nuestras manos, no en la de ellos.