Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Lecciones del Medio Oriente

En la medida que las partes garanticen y cumplan la implementación del plan acordado, se irán abriendo espacios diplomáticos y de negociación.

— luis fernando andrade falla

El Consejo de Seguridad, la instancia más importante del sistema de las Naciones Unidas responsable en mantener la paz y la seguridad internacionales, aprobó por unanimidad una resolución sobre la no proliferación de armas nucleares que podría catalogarse de histórica.

 

La Resolución 2231 (2015) avala el acuerdo expresado en el denominado Plan de Acción Integral Conjunto que garantiza que la República Islámica de Irán “jamás y bajo ninguna circunstancia procurará obtener, desarrollará o adquirirá armas nucleares” .

 

Es un logro fundamentalmente de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania y la Unión Europea, fruto de una labor negociadora perseverante, creativa y minuciosa del más alto nivel diplomático, político y científico, que reafirma las razones y los principios que dieron origen a las Naciones Unidas, luego de la mayor conflagración en la historia de la humanidad, que culminó prácticamente con el ataque aéreo en el que se lanzaron sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y de Nagasaki una bomba atómica respectivamente el 6 y 9 de agosto de 1945, hace 70 años.

 

Es importante destacar que las grandes potencias mundiales particularmente los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia y la República Popular de China, pese a sus diferencias que en determinadas situaciones son tensas y complejas, hicieron causa común en este caso a favor de este acuerdo nuclear con Irán, que afianza el derecho y la institucionalidad internacional.

 

Sin embargo, esta negociación ha tenido sus detractores. Tanto en los Estados Unidos como en Israel han prevalecido corrientes políticas que cuestionan este acuerdo y que han hecho a su vez causa común para abortarlo en el Congreso de los Estados Unidos, en el que se debatirá su ratificación en el mes de septiembre próximo.

 

Estos sectores han enfrentado una gran desafío en el liderazgo del presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, quien no solo es uno de los artífices de este acuerdo histórico, sino que lo ha explicado públicamente con convicción, con claridad y con franqueza.

 

El presidente Obama se dirigió a una audiencia universitaria el 6 de agosto pasado en el que reafirmó que, “Después de dos años de negociaciones, hemos logrado un arreglo detallado que prohíbe permanentemente a Irán obtener una arma nuclear. Esto le corta a Irán todos los caminos hacia la bomba. Esto contiene el régimen más comprensivo de inspección y verificación jamás negociado para monitorear un programa nuclear”. Barak Obama además declaró de manera comedida pero enfática e inequívoca teniendo en mente al Primer Ministro de Israel que,
“…como presidente de los Estados Unidos sería una abrogación de mis deberes constitucionales si actuara en contra de mi mejor juicio simplemente porque le causaría una fricción temporal a un querido amigo y aliado”.

 

Las cartas están sobre la mesa. Y la comunidad internacional esperaría para el bien de la paz y la seguridad internacional que este acuerdo entre en vigencia tan pronto sea posible.

 

Ahora bien, en la medida que las partes garanticen y cumplan la implementación del plan acordado, se irán abriendo espacios diplomáticos y de negociación en la compleja y convulsa región del Medio Oriente para hacerle frente a la violencia terrorista del Estado Islámico, ISIS, que se aprecia imparable y que amenaza por igual a todos los países de la región.

 

Guatemala que se inserta también en una región prioritaria en la agenda de los Estados Unidos junto a Irán, China, Rusia y el Estado Islámico debe comprender e interpretar correctamente lo que está sucediendo en el Medio Oriente a la luz del acuerdo aprobado en el Consejo de Seguridad de la ONU: la concertación y la cooperación internacional son fundamentales e ineludibles para enfrentar con efectividad las amenazas nacionales regionales y globales.

Etiquetas: