Domingo 12 DE Julio DE 2020
Opinión

Sandra sí, Zury no

Fecha de publicación: 14-07-15
Por: Editorial

En su libro Rendición de Cuentas, el ex ministro de Finanzas, Juan Alberto Fuentes Knight, expresa que durante el régimen de Álvaro Colom (2008-12) ocurrió una suerte de sustitución de la estructura formal del gobierno o del Organismo Ejecutivo por una estructura informal (Consejo de Cohesión Social), que asumió todo el poder político. Afirma Fuentes Knight que “el Consejo de Cohesión Social llegó a ser más importante que el propio gabinete y que es lo que mejor ejemplifica la función informal de primer ministro que ejercía la primera dama (Sandra Torres)”. Esta instancia, señala Fuentes Knight, “sustituyó al gabinete general y se convirtió en una de las fuentes de poder de Sandra Torres”. Por cierto, el primer ministro en un sistema parlamentario es quien ejerce la jefatura de gobierno o del Ejecutivo.

 

“La instancia de cohesión social pronto se convirtió en el foro de toma de decisiones más fuerte, que incluía no solo a ministros sino también a secretarios y a directores de entidades que manejaban recursos, como Fonapaz y el Fondo Guatemalteco para la Vivienda (Foguavi)”, agrega Fuentes Knight. Respecto del programa Mi Familia Progresa, Fuentes Knight dice que “el cuestionamiento posterior sobre el manejo de fondos a que estuvieron sujetos tanto Obdulio Solórzano como Salvador Gándara puso de manifiesto los costos –desorden, corrupción o ausencia de rendición de cuentas– de acudir a mecanismos ad hoc –Fonapaz y SCEP– para realizar gastos que los ministerios debían realizar”.

 

Asimismo, otros hechos notorios corroboran lo dicho por Fuentes Knight. Es público, por ejemplo, que Sandra Torres presidió el gabinete de ministros y dirigió y coordinó a ministros y secretarios de la Presidencia, desde el inicio del régimen de Colom, lo que también consta en acuerdos gubernativos y en informaciones de prensa, y que el 20 de abril de 2010 Torres, cual jefa de gobierno, asistió al Congreso a “rendir cuentas” ante los jefes de las bancadas aliadas al oficialismo (FRG, Gana, PU, UNE y Bancada Guatemala), haciéndose acompañar del ministro de Salud, Ludwig Ovalle, del ministro de Cultura, Jerónimo Lancerio, del ministro de Agricultura, Alfonso de León, del ministro de Educación, Denis Alonzo, así como del director de Fonapaz, Jairo Flores, y del viceministro de Finanzas, Erick Coyoy. Se confirma, entonces, que Torres efectivamente actuó como jefa de gobierno “informal”, por supuesto sin haber sido electa para dicho cargo.

 

Esto supondría que la “camarilla gobernante” bajo la presidencia “formal” de Colom habría fraguado y alterado el orden constitucional para que Sandra Torres fuera jefa de gobierno “informal”. Esto, conforme el Artículo 186 de la Constitución, impediría a Torres optar a la Presidencia. Sin embargo, la autoridad electoral, haciéndose de la vista gorda, inscribió a Torres como candidata presidencial, no así a Zury Ríos, a quien sí aplicó con rigor el 186 constitucional, por ser hija de Ríos Montt. ¡Interesante!