Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

“El fútbol de Guatemala…”

No hay peor ciego del que no quiere ver. Participar apostando por milagros, es de mediocres…

— Carlos A. Rodas Minondo
Más noticias que te pueden interesar

Cuando se decide trabajar en un proyecto cualquiera que este sea, se debe pensar en hacerlo con objetivos claros y definidos de éxito, sabiendo que todo tiene un proceso de tiempo, y que se debe avanzar en un camino complicado para lograrlo, con factores claves de determinación y continuidad.

 

Debemos de recordar que el fútbol es el deporte más popular y el principal del país, si esto es así y esos son los resultados, no esperaríamos nada de ningún otro deporte, sin embargo, Guatemala ha triunfado en deportes a nivel internacional como en la Navegación a vela, Atletismo, Bádminton, Automovilismo de competición, Boliche y otros.

 

En Guatemala, en los años setenta y ochenta el fútbol era mejor, desde el evento en sí que generaba una fiesta en donde asistían niños, mujeres y familias completas y se pasaban buenos momentos disfrutando de un fútbol vistoso y emocionante con jugadores extranjeros de mucho mejor nivel de los que contratan ahora.

 

Esto cambió rotundamente, hoy los estadios están vacíos, separan a las porras de los equipos para evitar la violencia y el nivel en la calidad del fútbol es inferior. Se perdió el interés de asistir por problemas de violencia y porque no se ha sabido promover el fútbol al nivel necesario. La mafia se apoderó del fútbol y por detrás se manejan otros negocios más apetecibles para sus dirigentes. Esto debe cambiar.

 

Las mafias y la política se han venido apoderando cada vez más del deporte y una Federación de Fútbol con recursos necesarios para trabajar en un proyecto de desarrollo integral, se mantiene con otras prioridades. Los fondos y recursos tienen otros destinos y es preferible participar estando claros del inminente fracaso.

 

Porque al final los objetivos y prioridades son otros, de no ser así ya se hubiera establecido un plan de desarrollo integral del fútbol a largo plazo. Creo que como guatemaltecos estamos en el derecho de decir, “Ya basta” o se hacen bien las cosas, o mejor ya no participemos. Decir que no podemos porque somos un país bananero, tercermundista o lo que sea, no es válido. En Guatemala somos capaces de llegar a ser un día campeones mundiales de fútbol. Simplemente es querer hacerlo, dejando a un lado intereses y mafias, compadrazgos y demás.

 

El trabajo debe ser con recurso humano infantil para empezar. Establecer la planificación de un proyecto de desarrollo integral para obtener personas, deportistas, futbolistas, aptos a nivel intelectual, físico/mental y emocional. Lograr el alto rendimiento como objetivo fundamental. El recurso humano debe ser bien seleccionado y debe existir idealmente una vocación del atleta para jugar al fútbol y con ideales claros y definidos de llegar lejos en su carrera en el fútbol.

 

Los temas de alimentación y preparación física son fundamentales en el desarrollo de un futbolista del siglo XXI para llegar a ser competitivo al más alto nivel. No podemos tener en la Selección Nacional jugadores de 30 y pico con una condición física muy por debajo de los niveles para competir a nivel mundial, solo porque es una figura del fútbol nacional que un día compitió y representó a Guatemala y se quedó para siempre. Debe existir una cantera, un semillero de futbolistas de alto nivel que van saliendo e ingresando de las selecciones inferiores hasta llegar a la mayor. Con el objetivo de renovación permanente de recurso humano de alto nivel.

 

Es un proyecto que se debe definir para planificar y luego ejecutar, y que es viable de cualquier manera, si es por recursos financieros, siempre habrá las fuentes necesarias de inversión si se presenta un buen proyecto para su justificación y volverlo un proyecto de iniciativa privada. Hay algunos temas complejos que se deberán estudiar y evaluar pero es todo es posible.

 

Hablando de la Selección Nacional, vemos todo el tiempo fracaso tras fracaso, antes de empezar un torneo internacional, cualquiera que fuese, ya sabemos que perderán. Esto es verdaderamente decepcionante, y el problema es que los mismos jugadores llevan en su cabeza el fracaso. Creo que llegó el momento de hacer un alto y dejar de ser mediocres y tomar en serio el desarrollo del fútbol del país.

Etiquetas: