Martes 20 DE Agosto DE 2019
Opinión

Algunos apuntes breves: En manos de jueces y funcionarios de la impunidad

Fecha de publicación: 09-07-15
Por: JOSE RUBÉN ZAMORA

Se corre el riesgo de que casos como el del IGSS y muchos otros destapados por la CICIG, se empantanen e incluso se reviertan, pues cuando finalmente caen en manos de jueces comprometidos con las redes mafiosas y estructuras criminales, la impunidad, en términos prácticos, está garantizada.
Para muestra un botón: resulta que la jueza que conoce el caso del IGSS, Silvia de León, de antecedentes ampliamente conocidos por sus fallos a favor de funcionarios señalados de corrupción, debiera inhibirse en este caso, pues su esposo, Milton Miranda, trabaja como asesor de Gustavo Martínez, secretario general de la Presidencia, primer yerno de la Nación y corrupto de clase mundial. Es obvio que ambos buscarán mover todas sus influencias para favorecer a los señalados, especialmente al expresidente del IGSS, brazo derecho de Otto Pérez.

 

Lea más: En duda imparcialidad de la jueza Silvia Violeta de León Santos
Dentro del clan Stalling, famoso por ocupar muchas plazas clave en la administración pública y utilizar su red familiar para concretar negocios millonarios, como quedó en evidencia con la captura del hijo de la propia magistrada Blanca Stalling, involucrado en el caso IGSS y la jueza Marta Sierra de Stalling, quien otorgó medida sustitutiva a miembros de La Línea, no debe perderse de vista a Jorge Stalling, gerente del INDE, quien junto a Erick Archila, impulsó jugosos negocios como el famoso estudio millonario contratado fraudulentamente a la empresa brasileña Intertechne, por Q44.4 millones, para desarrollar estudios de una hidroeléctrica que ya habían sido realizados por el Estado.
Ahora que está en el estrellato la magistrada Stalling, muchos recuerdan la muerte de Manuel Ramírez, exsindicalista del Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP), cuyo asesinato quedó en la impunidad. Ramírez se destacó por sacar a luz muchos casos de corrupción cuando Blanca Stalling dirigía el IDPP.

 

La corrupción ha llegado a establecer verdaderos feudos en el Estado. Ahora sorprende que los puestos se heredan a gente de toda confianza, tal el caso del Registro de la Propiedad, donde Anabella de León, quien dejó el cargo de registradora general para competir por el Palacio de La Loba, dejó en ese jugoso hueso a un amigo muy íntimo, su exsecretario Luis García, un joven sin experiencia suficiente para el cargo, pero bien amarrado a la exregistradora, asegurando con ello la impunidad de sus movidas en el despojo de propiedades.
Ni viendo la tormenta se arrodillan. Los diputados han visto con disgusto y mala gana que sus vacaciones “oficiales” se han frustrado con la crisis política del país. Están molestos e inconformes, pues han tenido que convocar a sesión de jefes de bloque para discutir si entran a aprobar las reformas que el pueblo está exigiendo en las calles. Indignados por verse forzados a trabajar, han acordado entrar a conocer algunas iniciativas como la reforma a la Ley Electoral y otras de transparencia, pero falta ver si con unas decenas de miles de ciudadanos rodeando la 9a. avenida no aceleran el paso y quitan la mala cara por cumplir su cometido y obligación.
Después de que este periódico diera a conocer que con el presupuesto de Salud Pública se estaban comprando Q400 millones de insumos para repartir bolsas de alimentos con la excusa de la sequía, la diputada Nineth Montenegro se puso las pilas y, cumpliendo con su papel fiscalizador, logró que el Ministro a cargo de esa pestilente cartera, anulara los contratos de compra de esos insumos que, manejados por el Ministerio de Desarrollo Social, servirían para hacer campaña para el partido oficial, con los recursos que tanta falta hacen en los hospitales.

 

Afortunadamente, fue posible evitar otro Negoción Pérez a costa de la salud del pueblo.