Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Vientos huracanados desde Brasil

— EDITORIAL

En Brasil, continúan avanzando las investigaciones de los escándalos de corrupción durante el régimen de la presidenta Dilma Rousseff, específicamente los relacionados con la petrolera estatal Petróleo Brasileiro, S. A. (Petrobras), así como las detenciones de los involucrados. Lo último es que el viernes pasado la Policía brasileña arrestó al presidente de la mayor compañía de ingeniería y construcción de América Latina, Odebrecht, S. A., Marcelo Odebrecht. Se imputa a este y a dicha empresa la participación en un esquema de sobornos por US$2 mil 100 millones en Petrobras.

A finales del año pasado, trascendió una incautación de documentos efectuada por la Policía brasileña en la empresa OAS, investigada por corrupción en Petrobras, entre los que se encontró un documento que vincula al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y al ex ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, con la entrega de US$1 millón.

El papel escrito a mano, calificado por Sinibaldi como un “papel shuco”, habría sido redactado por el presidente de OAS, José Aldemário Pinheiro Filho, quien guarda prisión preventiva por sobrevaloración de obras en Petrobras. En dicho papel se encuentran escritos, después de la palabra “GUAT”, los nombres del presidente Pérez y del exministro Sinibaldi. En otra parte también se lee: “Marqueteiro (mercadólogo en portugués) Antonio Solá” y abajo “20 x USD50.000 = US$1.000” y, luego, la palabra “contingencia” con una abreviatura “Congr.” y varias cifras, una secuencia que la Policía brasileña interpretó como supuestos sobornos a congresistas guatemaltecos.

La ex vicepresidenta Roxana Baldetti, respecto del US$1 millón presuntamente recibido en concepto de donaciones electorales al oficialismo, expresó: “Si fuera cierto, esto no es nada malo, porque Petrobras no tiene negocios en Guatemala y qué bueno que una empresa brasileña nos haya querido ayudar”, aunque la Ley Electoral prohíbe recibir donaciones de extranjeros.

Durante el régimen de Álvaro Colom (2008-12) también se involucró a la entonces “camarilla gobernante” con el escándalo de la sobrevaloración de buses del “Transurbano” que fueron adquiridos en Brasil, motivo por el cual ninguna aseguradora privada en Guatemala los aseguró. Los sindicados de la presunta compra anómala en Brasil ya fueron detenidos. A mediados de 2009, mediante el Acuerdo Gubernativo # 103-2009, Colom y su gabinete autorizaron la entrega, en concepto de “aporte económico de inversión”, de la suma de US$35 millones, a la entidad privada AEAU, con lo que se inició el negocio del Transurbano.

En todo caso, estos son casos cuya investigación le compete a la CICIG.

Etiquetas: