Domingo 27 DE Septiembre DE 2020
Oculta

Un daño más al patrimonio

Considerado en su momento como uno de los monumentos mejor conservados del Cementerio General, el mausoleo Sánchez Goicolea sufrió daños irreversibles tras un atentado esta semana.

Fecha de publicación: 06-08-20
Por: Jaime Moreno De León/elPeriódico

Como territorio de memoria, el Cementerio General de la ciudad de Guatemala conserva diferentes tipos de patrimonio. Más allá de los restos de las personas que han habitado el país, es también una muestra de arte, arquitectura y urbanismo que por años ha resistido el abandono del Estado y las constantes vejaciones por parte de particulares. De sus muchos bienes culturales, uno de sus ejemplos fundamentales siempre ha sido el mausoleo de la familia Sánchez Goicolea. No obstante, sufrió un atentado en el que perdió parte de su decoración exterior.

El mausoleo está dedicado a Agripita de Sánchez. Fue construido en 1892 y guarda las claves del romanticismo decimonónico. Fue construido con tres tipos de mármol: gris, negro y blanco. El diseño fue hecho por Domingo Goicolea y, según apunta el libro ‘Historia, Arte y Conservación del Cementerio General de la Ciudad de Guatemala’ (Editorial Universitaria, varios autores), las esculturas se trabajaron en el taller genovés de Angelo Liberti e Fratello a un costo de US$6 mil. “La alegoría revela que el alma de la difunta se eleva al cielo entre ángeles y, en las alturas, le espera el alma del pequeño Francisco Goicolea, ya fallecido, con alas de mariposa”, apunta el texto académico a manera de lectura del monumento.

El mausoleo forma parte del conjunto más antiguo del Cementerio General. Andrea Pineda, historiadora del arte, resalta su valor de grupo: “Los mausoleos representan el gusto de la época. Las obras importadas a finales del siglo XIX y principios del XX eran diseños de funeraria italiana que se encuentran en varios cementerios, como Père Lachaise, en París. En Guatemala, el Cementerio General es vestigio de una alta sociedad con poder económico, político y social”. Además, enfatiza en el bien cultural como “testimonio” de un momento en el que “los gobiernos liberales impulsaron un estilo artístico muy occidental”.

Daños

En los últimos años, varios monumentos del cementerio han sido profanados y saqueados. Las razones son varias, pero destaca el robo de piezas metálicas y el tráfico de restos humanos. El mausoleo Sánchez Goicolea no es la excepción. Ya en épocas recientes había perdido las cadenas que lo delimitaban. Ahora, con los daños recién descubiertos, perdió su decoración exterior y las cabezas del conjunto escultórico. “Botaron pilares que servían de soporte para ánforas”, explica Pineda. Además, resalta la mutilación de las esculturas.

Punto de interés

En otras ciudades latinoamericanas, como Bogotá y Buenos Aires, los cementerios son puntos de encuentro y de turismo. El General de Guatemala también lo intentó, con recorridos promovidos por entidades como Necroturismo en Guatemala. Dentro de sus visitas, el mausoleo Sánchez Goicolea era un referente. Carmen Yela, organizadora, lamenta las pérdidas: “Era un monumento enigmático. Es triste ver que un grupo de vándalos se hayan puesto de acuerdo para hacerle daño. Solicitamos que Patrimonio tome cartas en el asunto y, aparte de dar con los responsables, sea restaurado”.

Por ahora, el cementerio no tiene dirección. Según indicó el Ministerio de Salud, el pasado lunes renunció el director. Por su parte, el Ministerio de Cultura y Deportes no emitió comunicación oficial al ser consultado sobre el tema. No obstante, en palabras del delegado de comunicación del Viceministerio de Patrimonio, se inició una investigación técnica por parte del Idaeh para identificar los daños.