Domingo 5 DE Abril DE 2020
Oculta

Elías Jiménez, “El cine como arte es un reflejo de la sociedad”

La película Hogar Seguro estuvo en carteleras en las últimas semanas. Recrea desde la ficción y en clave de falso documental los hechos que acabaron con la vida de decenas de niñas en una institución estatal. elPeriódico conversó vía digital con Elías Jiménez, director de la cinta. Habló con nosotros acerca de la película, el hecho, el cine en Guatemala y Casa Comal. Aunque por el momento no puede verse en salas, ‘Hogar Seguro’ sí está disponible en línea. Puede ingresar a www.festivalicaro.tv y verla por un pago de US$5.

Fecha de publicación: 20-03-20
Película Hogar Seguro
Por: Jaime MorenoDe León / elPeriódico

¿Cómo podría resumirse el hecho del Hogar Seguro?

– Es el resultado de una descomposición social muy profunda que vive Guatemala. Desde la sociedad y la familia hasta las instituciones del Estado que no han sabido responder a las demandas sociales. Lo más triste es que sea la niñez la que está pagando estas consecuencias. Creo que la pobreza extrema en la que vive la mayoría de las familias guatemaltecas ha llevado a un sistema de vulnerabilidad de la niñez, que no tiene acceso a salud, educación, que la ha llevado al trabajo infantil. Esta descomposición y el maltrato familiar ha hecho que niñas, niños y adolescentes tengan que ser institucionalizados en los albergues estatales que no cumplen el mínimo necesario de seguridad, de ayuda y de educación. 

¿Cómo se construyó el guion?

– Es un guion colectivo que se inicia a partir de enterarnos de los hechos, del evento lamentable que se da el 8 de marzo de 2017. Fue un trabajo colectivo que se hizo con las actrices, guiadas por mí. Hicimos una investigación con muchas de las niñas que vivieron en el hogar antes y durante el percance, que nos pudieron transmitir cómo fue la vida dentro del Hogar. Además, se hizo a partir de tres ejes específicos: uno es la razón por la que llegaron a ser institucionalizadas dentro del hogar. El otro es cómo es la vida dentro del hogar y el último es cuáles son los sueños y anhelos de las niñas. Con base en eso se construyó el guion. Participaron las actrices tanto en la investigación como en el desarrollo de sus personajes a partir de estos tres ejes. 

¿Cuál fue la experiencia de trabajar con actrices que comienzan y un elenco más experimentado?

– Fue una muy buena experiencia. Si bien son actrices que comienzan, son actrices académicas. Son chicas estudiantes de la Escuela Nacional de Arte Dramático y de la Escuela Superior de Arte. Están estudiando actuación. Son artistas que comprenden y que pueden seguir instrucciones y guías desde la dirección. Además, aportan desde los métodos y técnicas de actuación que han estudiado. Por otro lado, el haber tenido un elenco experimentado contribuyó a que estas mismas actrices emergentes se sintieran con mucha seguridad. Fue muy cómodo para mí como director trabajar con un elenco académico.

La herida sigue abierta. ¿Qué función cumple el cine en este caso?

– El cine como arte es un reflejo de la sociedad. Hay una máxima que dice que un país sin imágenes es un país que no se ve, y un país que no se ve es un país que no existe. Así que, enfrentarnos como sociedad y a través del cine a esta realidad nacional nos hace reflexionar. [Se usa] el audiovisual como un medio y una herramienta de análisis, también como un espejo que nos hace ver hasta lo más profundo de nosotros. Creo que una de las principales características del cine en general es el poder vernos reflejados como sociedad y como cultura. 

De esta tragedia habla también un corto mexicano nominado al Oscar, pero que parece no comprender del todo la situación. ¿Hacía falta una visión propia, no?

– No he visto el corto mexicano. No podría opinar al respecto. En todo caso, puedo decir que ‘Hogar Seguro’, que se hace con Casa Comal como productora y que tuve la suerte de dirigir, tiene una visión muy personal a partir de la investigación. Esta se inició al siguiente día del evento y se mantuvo durante mucho tiempo, visitando a niñas que vivían en otras casas hogares de organizaciones no gubernamentales. Tiene un proceso de investigación hacia lo que sucedió en ese momento. Si bien es una película de ficción, construida bajo el género del falso documental, trata de mostrar algo que como guatemaltecos nos tocó vivir muy de cerca y que sigue impactando a la sociedad. 

Casa Comal. ¿Cómo ha evolucionado con los años este proyecto?

– Casa Comal cumple 20 años de existir. Estamos muy satisfechos por el aporte que se ha hecho como asociación al desarrollo del cine guatemalteco. Iniciamos con el Festival Ícaro, que supera los años de vida de Casa Comal y este año cumple 23 de existir y sin duda es la principal ventana del cine guatemalteco, del cine centroamericano. Hemos aportado con la realización de 14 películas y nos llena de satisfacción el resultado que tenemos a partir de la escuela de cine. El 80 por ciento de los cineastas y de los técnicos que están haciendo cine en Guatemala son egresados de la escuela. Hay Casa Comal para rato, seguimos aportando a la construcción de un cine propio. El camino recorrido nos lleva a creer y a sentirnos satisfechos del trabajo que se ha hecho. 

El cine nacional parece tener salud a pesar de que el marco legal no avanza. ¿Así lo ves?

– Sin duda. Creo que hay un movimiento muy fortalecido de cine guatemalteco. Estamos haciendo entre cinco y siete películas al año. Hay jóvenes haciendo cine. Hay un esfuerzo muy grande de producción, de gestión de recursos para poder hacerlo. Si bien no hay un marco legal, que está empantanado desde hace más de diez años, hay un fomento en el Ministerio de Cultura que es bastante precario pero que en algo nos ayuda. Un gran reto es poder lograr una ley de cine que pueda no solo darnos certeza de lo que producimos acá en Guatemala, sino certeza de lograr coproducciones y poder insertarnos en el mercado internacional. Estamos demostrando que como sector cultural, como sector económico, somos un sector activo.