Viernes 21 DE Febrero DE 2020
Oculta

El nuevo Hollywood

Con su victoria el domingo, Parásitos abrió la puerta a un cambio en los premios y la industria.

Fecha de publicación: 12-02-20
Por: Claire Lee / AFP

El inédito triunfo en los Oscar logrado por la comedia negra surcoreana Parásitos, del director Bong Joon-ho, hace añicos 92 años de tradición en Hollywood, y abre una nueva era para las películas coreanas y extranjeras en el primer plano mundial del cine.

Parásitos, que relata la infiltración de una familia pobre en una adinerada casa, obtuvo el domingo cuatro Oscar –mejor película, mejor director, mejor película extranjera y mejor guión original– convirtiéndose en la primera de habla no inglesa en llevarse el máximo galardón de Hollywood, desde que se crearon estos premios en 1929.

La cinta, filmada en coreano y sin ninguna estrella internacional entre sus actores, marca un hito sin precedentes. “No solamente el director Bong cambia la historia cultural surcoreana, también cambia la historia de Hollywood”, indicaba ayer en un editorial el mayor diario del país, Chosun Ilbo.

La Academia ha estado “obsesionada con películas en inglés realizadas por gente blanca” agrega, por lo que es “más difícil para un coreano ganar un Oscar con una película hablada en coreano que ganar el premio Nobel de Literatura”.

Los premios recibidos por Parásitos anuncian la “llegada de una nueva era” y ello genera un “tremendo potencial” para las películas extranjeras en Estados Unidos, afirma Gina Kim, profesora en la UCLA y directora de cine.

Hollywood “sigue prevaleciendo y domina la industria del cine mundial” afirma a la AFP, y “es notorio que no permitía que películas en lengua extranjera entraran en su patio. Con el éxito de Parásitos, esto ha cambiado”.

Tras su victoria, el director surcoreano dijo a la prensa que la gente del planeta está cada vez más conectada. “Así, llegaremos un día a una situación en que no importe si una película está hablada o no en lengua extranjera”, agregó.

La receta surcoreana es sin duda tributaria de la libertad y la audacia de sus artistas. En 2007, el expresidente Kim Dae-jung había instado a la administración: “Ofrezcan un apoyo financiero a los artistas, pero sobre todo no intervengan jamás en su trabajo. En cuanto interfiere el gobierno, las industrias creativas se rompen”.

El éxito de Parásitos también ha suscitado gran emoción en la diáspora asiática de América del norte, provocando grandes reacciones de alegría del autor coreano-estadounidense Min Jin Lee y la actriz Sandra Oh.

La representación de asiáticos en las películas de Hollywood “sigue siendo muy esporádica” pese al éxito en 2018 de la comedia romántica Crazy Rich Asians con actores únicamente asiáticos, según recuerda Michael Hurt, sociólogo de la Universidad de Seúl.