Lunes 28 DE Septiembre DE 2020
Libros

Elena Poniatowska, víctima de violación

Reafirmó la denuncia hecha en su momento en contra del editor mexicano Juan José Arreola.

Fecha de publicación: 13-12-19
Por: El País

La escritora Elena Poniatowska, premio Cervantes de 2013, ha denunciado que el escritor, académico y editor mexicano Juan José Arreola (1918-2001) la violó y la dejó embarazada en 1954, una historia que ha atraído atención mediática en México en los últimos días y ha llevado a la familia de Arreola a desmentirlo públicamente. La escritora, que describe el suceso en su recién publicado libro El amante polaco, confirmó su veracidad en una entrevista publicada el pasado 23 de noviembre en el diario mexicano Excélsior, plataforma que también ha usado la familia del escritor, fallecido en 2001, para negar la versión de la también periodista.

Poniatowska, nacida en París en 1932 y emigrada a México durante la Segunda Guerra Mundial, confirmó que tuvo a su primer hijo, Emmanuel Mane Poniatowski, cuyo padre fue el ya fallecido escritor y editor Juan José Arreola, en 1955, fruto de un ataque sexual del mexicano en 1954, cuando ella era su alumna. El vástago, que nació en Italia, nunca tuvo contacto con Arreola. “Ya se sabía, muchos lo saben”, declaró Poniatowska a Excélsior. “Pero no hay que decirlo, para qué, además, ya pasaron tantos años. Él usaba su capacidad de convencer, de ser muy seductor, para hacerle daño a la gente”.
El diario mexicano recoge también una misiva de la autora de La noche de Tlatelolco, fechada el 23 de febrero de 1955, en la que dice a Arreola: “Los sentimientos en general no se saben volver a encontrar y a lo mejor los dos seremos totalmente nuevos el uno frente al otro sin encontrar nada, sin recobrar el hilo perdido. ¡Tú, un nuevo Juan José, y yo también cambiada! ¡Y te imaginas la angustia y la miseria! Mejor así. No es que quiera yo tener el papel más noble, pero veo lo más práctico. Yo de ti nunca hablaré una palabra con nadie, ¡ni después del bebé!”.
En una reciente entrevista con EL PAÍS, la pianista y escritora mexicana Tita Valencia declaró que se enamoró perdidamente del “don de la palabra” de Juan José Arreola, con quien mantuvo una tormentosa relación plagada de maltratos, una coyuntura que recogió en su obra de 1976 Minotauromaquia, en la que no reveló el nombre del escritor, aunque se trataba este de un “secreto a voces” en México, según se recoge en el artículo.

“Con tristeza y molestia hemos leído las recientes declaraciones de dos conocidas autoras que, efectivamente, sostuvieron relaciones sentimentales con nuestro querido padre y abuelo. Por respeto a ellas y a él –ausente para defenderse–, habíamos decidido mantenernos en silencio. Sin embargo, la verdad de los hechos de aquellos años se ha transformado hoy en una injusta narrativa de falsedades que no podemos soslayar”, responde la familia Arreola en una carta publicada en Excélsior. “[…] Sabemos quién fue nuestro padre y abuelo. Acompañándolo en la vida conocimos muy de cerca de lo que era y no capaz. Su personalidad bondadosa siempre lo mantuvo lejos de cualquier forma de violencia. Lo suyo fue, desde luego, la discusión apasionada. Finalmente y como se recordó el año pasado durante su centenario, la generosidad que Juan José Arreola ofreció a discípulos y amistades –hombres y mujeres– fue enorme. Así lo manifestaron incontables de sus contemporáneos. Por ello protegemos su memoria con esta Fe de Erratas, con la cual esperamos abandonar toda discusión ulterior”.

Poniatowska ha dado también su réplica a esta respuesta en el diario Reforma. “Son las 4:37 de la tarde del domingo 8 de diciembre de 2019 y leo estupefacta la carta de la familia del escritor Juan José Arreola. Jamás, en 64 años, he hecho declaración alguna acerca de Arreola y su entorno. Cuando conocí a Arreola en 1954 (nací en 1932 y cumpliré 88 años el 19 de mayo del 2020), era una jovencita totalmente dispuesta al deslumbramiento”, afirma Poniatowska, quien dice del escritor: “Un adulto, un hombre casado, con tres hijos, 20 años mayor que yo”. “Aunque la familia de Arreola habla de respeto, la respetuosa fui yo, la que nunca pidió nada fui yo, la que no volvió a verlo nunca fui yo, la que guardó silencio fui yo”, agrega la autora, que recuerda que Arreola ni vio a su hijo, ni lo conoció, ni lo mantuvo. “El silencio y el respeto del que habla la familia Arreola han sido de mi familia y míos durante 64 años”, defiende, para describir la carta de 1955 publicada por Excélsior como la de “una incauta que intenta proteger” al escritor.