Viernes 22 DE Noviembre DE 2019
Oculta

Guatemala y su escultura

Al tiempo que la pintura, la escultura ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del arte moderno y contemporáneo en Guatemala. Las manos de nuestros artistas han moldeado una visión particular de la realidad y del entorno, propia de la sensibilidad que el arte brinda.

Fecha de publicación: 06-11-19
Por: Redacción Oculta / elPeriódico

Estas son algunas de las firmas emblemáticas de la escultura nacional, vistas según el ojo del Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida. Hace un año, la institución publicó un libro-catálogo en el que incluye obras de la mayoría de artistas en su colección. A varios los retrata desde la pintura; a otros, desde la escultura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Música grande

Una de las esculturas más emblemáticas del arte guatemalteco es Música grande, de Efraín Recinos. Data de 1970 y ha visto a generaciones de guatemaltecos desde su sitio en las instalaciones del museo nacional. La pieza es un ensamble de maderas distintas que recuerdan la silueta de una marimba y un tanque.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antecedentes
La escultura en el territorio guatemalteco no es algo nuevo. De hecho, desde la época prehispánica esta ha sido tierra de escultores de la más fina factura.

Ya en tiempos de los mayas clásicos distintas ciudades desarrollaron una escuela escultórica de renombre y, además, lejos del anonimato. Yuxuul, así firmaban los artistas del área maya sus obras. Gracias a ello se puede conocer el nombre de algunas personas que se dedicaban a esta actividad. Esto se reflejó en sitios como Piedras Negras, ciudad en la que sus artistas solían firmar constantemente las piezas en las que retrataban a sus gobernantes.

Con la llegada de los españoles, la escultura también se desarrolló como actividad económica durante la Colonia. Tanto así que incluso formó una tradición, llamada Escuela de Santiago. Los talleres de escultura en la Guatemala colonial fueron tan sofisticados y lograron tanto renombre que sus obras se extendieron al corazón de la Nueva España (México) e incluso en la Nueva Granada (Colombia, Venezuela, Ecuador).

Joyce de Guatemala
Bicicleta
1970