Martes 15 DE Octubre DE 2019
Oculta

Luis Eduardo Rivera, Premio Nacional de Literatura

Fue anunciado ayer como ganador del máximo premio a la literatura guatemalteca.

Fecha de publicación: 04-10-19
Por: Redacción/Oculta

El escritor guatemalteco Luis Eduardo Rivera fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2019. Así lo hizo saber el Ministerio de Cultura por medio de un comunicado publicado ayer. La cartera no dio fecha para la entrega oficial del reconocimiento, dotado con Q50 mil en metálico y la publicación de una obra a convenir con el escritor.

El fallo lo realiza el Consejo Asesor para las Letras, una entidad creada para el efecto y en la que participan escritores y académicos del medio nacional. En el caso de Rivera, el Consejo razonó el premio como un reconocimiento a su labor como escritor, ensayista y traductor.

Luis Eduardo Rivera (Guatemala, 1949) hace parte de la llamada Generación del Setenta, a la que pertenecen escritores como Mario Roberto Morales, Luis de Lión y Dante Liano, entre otros, que surgieron bajo el cobijo de la legendaria revista de la Universidad de San Carlos Alero –en su primera época– que dirigía el novelista Marco Antonio Flores y cuya planta de redacción contaba, entre otros, con el ensayista José Mejía, la poeta Margarita Carrera y el crítico Leonel Méndez Dávila. Junto a Ana María Rodas y Enrique Noriega, Rivera es una de las puntas del triángulo equilátero, como apunta el escritor y crítico Jaime Barrios, de la poesía más significativa de esta generación, con libros como Servicios Ejemplares (La Máquina Eléctrica, México, 1978) y Salida de Emergencia (Ediciones Taller, Guatemala, 1985).

Entre 1973 y 1979 vivió en la ciudad de México, donde estudió la carrera de Letras en la UNAM y fue reseñista de novedades literarias en el suplemento cultural del periódico El Nacional y en Radio Universidad, medio en el que su editor era el poeta Carlos Illescas. Durante estos años se relacionó de cerca con los escritores guatemaltecos exiliados luego del Golpe de Estado de 1954, como Luis Cardoza y Aragón, Augusto Monterroso, Otto Raúl González y Raúl Leiva, así como con los integrantes del grupo poético peruano Hora Cero, uno de los referentes del movimiento infrarrealista, liderado por Roberto Bolaño.

En México también realizó importantes entrevistas a escritores de varias latitudes, como la que le hizo al editor, librero y poeta beat Lawrence Ferlinghetti, que en Guatemala publicó la revista Alero.

ANCLADO EN PARÍS

En 1979 se trasladó a la ciudad de París, en donde reside hasta la actualidad. En los primeros años de su estancia realizó una serie de trabajos de sobrevivencia, entre ellos el de portero de noche en un hotel. Estas experiencias son el germen de su primera novela, Soñador de día, velador de noche, publicada por la editorial de escritores latinoamericanos desterrados en Francia Correcaminos, un sello del cual fue uno de los fundadores. La obra fue editada en Guatemala por la editorial del Ministerio de Cultura en 1992.

Es en Francia, también, en donde se ha dedicado a desarrollar otras facetas importantes de su obra: el ensayo literario y la traducción. En la primera ha escrito importantes textos sobre autores clásicos y contemporáneos, así como una serie de reflexiones sobre la literatura guatemalteca, trabajos recopilados en libros como Oficio de lector (Editorial Cultura, 1994), Voces comunicantes (Universidad Rafael Landívar, 1999), Entretiempos (Editorial Cultura, 2019) y Tierra adentro (Editorial Cultura, 2018).

Como traductor ha recuperado a una serie de autores imprescindibles y poco conocidos en lengua castellana como Joseph Joubert, Georges Perros, Antoine de Rivarol, Remy de Gourmont, Jules Vallès o los hermanos Goncourt. Sus traducciones han sido publicadas por la editorial mexicana Aldus y por los sellos españoles Periférica y Siruela.

Existen dos importantes recopilaciones de su obra, la preparada por el editor y novelista español Julián Rodríguez, El lector ideal (Libros del Pexe, España, 2004) y la publicada por la Tipografía Nacional de Guatemala, Poesía prepóstuma (2010), que reúne toda su obra poética.

Su obra ha sido traducida al francés, italiano y alemán y ha sido incluida en antologías sobre literatura guatemalteca o latinoamericana preparadas por importantes estudiosos como Saúl Ibargoyen, Jorge Boccanera, Oliver Gilberto de León, Erich Hackl, Dante Liano y Francisco Morales Santos.