Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Oculta

Yuri Knórozov, el pionero

El escritura maya clásica sería imposible de leer sin los postulados de Yuri Knórozov. Nacido en la actual Ucrania en 1922, fue lingüista, epigrafista y etnólogo. Su gran pasión fue la cultura maya. A partir de sus estudios logró encontrar las claves para descifrar el sistema jeroglífico maya y contribuyó de forma definitiva para volver a dar voz a las estelas, vasijas y códices de la época prehispánica. Murió en San Petersburgo en 1999. En entrevista para elPeriódico, Galina Ershova, del Centro de Estudios Yuri Knórozov de Guatemala, contó más sobre la figura del investigador.

Fecha de publicación: 17-08-19
Por: Redacción/elPeriódico

¿Quién fue Yuri Knórozov y por qué es importante para el desciframiento?

– Era un científico soviético, ruso, quien descifró la escritura maya. Los intentos de desciframiento habían comenzado en el siglo XIX, pero no había resultado final. El desciframiento es poder leer textos completos y no como a veces suelen decir: ese signo quiere decir algo. Es mentira, un signo no quiere decir nada más que el signo y cómo se lee. En los años 1940 la escuela norteamericana estaba dirigida por Eric Thompson, quien pensaba que solo él tenía derecho de descifrar la escritura maya. Por eso prohibió trabajar a otros investigadores de su grupo. En esos años, Knórozov tenía una preparación universitaria profunda. Buscó primero el método y descifró la escritura maya con base en los tres códices que se han conservado.

¿Influyó el clima geopolítico en el reconocimiento de la figura de Knórozov?

– Todos somos parte de la vida de nuestros países. Siempre vivimos en el contexto. A Knórozov le tocó un tiempo difícil. En los años 1940 era la época de la Guerra Patria para Rusia, la Segunda Guerra Mundial para Europa y él trabajaba solo. La Unión Soviética sí compraba, hasta en tiempos de guerra, la literatura necesaria. Entonces, no había limitaciones en el trabajo. Pero se mezcló parte de la Guerra Fría, porque llegamos a la argumentación de Eric Thompson, quien se puso furioso porque era antisoviético. Para él era una ofensa. Se puso furioso de que un joven de la Unión Soviética, con buena educación, le ganó.

¿Cómo ha sido la relación entre Moscú y Guatemala en el tema del desciframiento?

– No ha sido fácil. En los años 1940 sí había relaciones muy buenas con el gobierno de Jacobo Árbenz. Después del golpe de Estado la escritura ya estaba descifrada. Cuando Árbenz tuvo que huir del país llegó a la Unión Soviética a saludar a Knórozov. Llegó Miguel Ángel Asturias también y le prometió a Knórozov regalarle una camisa guatemalteca. Nunca la regaló. Después, cuando empezó el tiempo de la Guerra Civil las relaciones se rompieron. No hubo contactos. Era lo que era. No se podía ir a Guatemala ni venir a la Unión Soviética porque se ponía en riesgo la vida de estas personas. Conocí a algunos guatemaltecos que, después de estar en la Unión Soviética, los mataron. Cuando se firmaron los Acuerdos de Paz, el gobierno de Vinicio Cerezo nos invitó a Knórozov y a mí a conocer Guatemala. Llegamos justo para el momento de descongelar las relaciones diplomáticas, en enero de 1991. Vino feliz. Quedó enamorado de Guatemala. Quería volver porque le encantó todo. Lo llevaron a Petén. Vio Tikal. Ahí se comenzaron a revivir todos los contactos. Desde entonces trabajábamos poco a poco, en lo que se podía.

En 2012 pusimos el Centro Yuri Knórozov en Guatemala. Estamos trabajando en varios proyectos que para nosotros son importantes para la memoria de Knórozov y Guatemala. Está el Atlas epigráfico. Ahora trabajamos el proyecto de las pinturas rupestres de la Casa de las Golondrinas. También tenemos proyectos de la niñez. Ahora, la colaboración es buena.

¿Qué tan compleja es la escritura maya?

– La escritura maya funciona como cualquier otra silábica. Cada signo, que son alrededor de 350, transmite una sílaba. De estas sílabas se componen palabras. Su peculiaridad es que algunos morfemas coinciden con la sílaba.

¿Qué falta por descifrar?

– Por descifrar no falta nada. La escritura ya está descifrada. Lo que falta es esas cantidades de texto que hay que leer. Hay que preparar a las personas para que tengan conocimientos para leer los textos antiguos.