Sábado 19 DE Enero DE 2019
Oculta

La Casa de Cervantes es un sitio de encuentro e intercambio de experiencias e ideales”

Desde hace 15 años, en una casa antigua, de esas características del Centro Histórico, funciona un proyecto cultural que tiene la literatura y el comercio justo como ejes. Se trata de La Casa de Cervantes, una iniciativa que ha pasado por varias idas y vueltas de espacios, habitantes y proyectos, pero que ha sabido mantenerse presente en la escena cultural de la ciudad. Hoy llega a los tres lustros de existencia. Vienen proyectos nuevos, pero con el mismo espíritu de siempre. En esta entrevista, Ivette Aldana, su directora, ahonda más en el proceso de la institución.

Fecha de publicación: 12-12-18
Fotos: Felix Acajabón Por: Jaime Moreno De León
Más noticias que te pueden interesar

¿Cómo surgió la idea de la Casa  de Cervantes?

– Ivette Aldana – Surgió, como tantas otras iniciativas, en un momento de cierta crisis, pues debía tomar la decisión de dar por finalizado un proyecto que había iniciado con un miembro de mi familia o, por el contrario, continuarlo en forma individual, pero dotándolo de una mayor perspectiva cultural. En suma, se trataba de definir si me resignaba a aceptar que un proyecto había fracasado y, por lo tanto, había llegado a su fin, o si me aventuraba a seguirlo sola.

Fue esta disyuntiva la que me condujo a la apertura, el 12 de diciembre del 2003, de la Casa de Cervantes, concebida desde su fundación como un espacio para la realización de eventos y para la promoción cultural; como un sitio de encuentro e intercambio de experiencias e ideales.

¿Cómo fue el proceso de creación  del proyecto?

– Como dije antes, la Casa nace como un espacio para eventos y restaurante. Sin embargo, poco después surge la posibilidad de establecer, en acuerdo con Intermon Oxfam, un café bajo la filosofía del comercio justo. De esta forma abrió el Café Alhajadito, nombre homenaje a una de las novelas de Miguel Ángel Asturias.

Con este café iniciamos la tarea de sensibilizar a la población sobre la relevancia del consumo responsable al vender café de ocho diferentes cooperativas.

El siguiente paso fue ampliar la oferta de los artículos que los miembros de estas cooperativas podían ofrecer a nuestros visitantes y para ello se fundó, siempre dentro del espacio de la Casa de Cervantes, una tienda. Con este nuevo proyecto minimizamos la participación de los intermediarios en el intercambio comercial al lograr acercar a productores y consumidores.

Con el tiempo constatamos que la Casa de Cervantes funcionaba como un sitio de enlace, por lo que se creó el Centro de Enlace del Pequeño Productor (CEPP), del cual surgiría la iniciativa para la creación de las ferias nacionales de comercio justo, entre otras cosas.

¿Qué retos ha tenido la casa en estos 15 años?

– El mayor reto ha sido el conservar el idealismo que inspiró la creación de la Casa de Cervantes, a pesar de que este tipo de iniciativas no responden a las  expectativas de rentabilidad económica dominantes en nuestra sociedad. El desafío constante ha sido el de preservar ese optimismo que ha permitido sortear tanto las presiones económicas como la incomprensión ante esta “quijotada”.

¿Cómo es hacer gestión cultural en Guatemala?

– Todo un desafío, pues en mis inicios yo lo ignoraba todo sobre la gestión cultural. Además, lamentablemente es algo de lo cual no existía una tradición en Guatemala, situación que ha ido cambiando poco a poco.

¿Qué tipo de eventos, dinámicas y actividades sostienen este proyecto?

Dentro de las instalaciones está la Librería Casa del Libro. Además, existe la tienda de comercio justo y también tenemos salones para eventos. En nuestros espacios hay sesiones de trabajo, talleres, clases de yoga, exposiciones artísticas, conciertos, ferias, etcétera.

¿Qué planes tiene Cervantes para el futuro?

– Los planes inmediatos contemplan la apertura de sucursales del Café Rojo Cerezo y de Pizzería L’Aperó dentro de las instalaciones de la Casa de Cervantes, con lo cual se espera renovar nuestros espacios y ofrecer mayores opciones gastronómicas al tiempo que mantenemos nuestras iniciativas culturales de siempre.

Etiquetas: