Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Oculta

Los dinosaurios son eternos

Esta semana estrena la nueva entrega de Jurassic World.

Fecha de publicación: 19-06-18
Por: Jaime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

A pesar de llevar extintos 75 millones de años, los dinosaurios están más vivos que nunca. Han hecho volar la imaginación de generaciones de personas alrededor del mundo y mantienen un lugar preponderante en el imaginario popular. La sola idea de otro mundo, anterior al nuestro, plagado de monstruos escamosos y de tamaño enorme ha fascinado a las personas a lo largo de las décadas.

De los dinosaurios se tiene noticia desde el siglo XIX, cuando a principios de ese siglo comenzaron a ser comunes los hallazgos de dientes y huesos de gran tamaño. Provenían de canteras europeas y esto despertó el interés de los exploradores, que buscaban reconstruir con fidelidad a aquellos animales extraños y gigantes. De esa época proviene el “Iguanodón”, el primer boceto de un dinosaurio. Para finales de ese siglo, los reptiles gigantes ya se contaban por decenas y el liderazgo en su estudio llegó incluso a generar la “Guerra de los huesos”. Esta fue una disputa entre Edward Drinker y Othniel Marsh por ver quién conseguía al
dinosaurio más grande.

Con la llegada del cine, los dinosaurios tenían un lugar seguro. Así sucedió con Gertie, una combinación de cine y animación de 1914 en la que un grupo de científicos traen a la vida a un dinosaurio por medio de una caricatura. “Sal, Gertie”, dice una acotación de la cinta. Luego, un gracioso dinosaurio emerge en el marco de un paisaje y  come con ligereza una roca y un árbol. Fue el inicio de una relación interminable. Después vendrían secuencias icónicas, como las de El mundo perdido, de 1925 o la batalla entre King Kong y un dinosaurio en el King Kong de 1933. En ese marco (y varias películas más a lo largo de las décadas) llegó La tierra antes del tiempo en 1988 y, por supuesto, el germen de la fascinación moderna por estos animales: Jurassic Park, en 1993.

La película de Spielberg tenía una trama que combinaba ciencia ficción, animación digital y secuencias de acción. Se basó en el libro homónimo de Michael Crichton. En ella, un millonario fascinado con los dinosaurios invertía una fortuna en investigaciones genéticas para traerlos de vuelta por medio de la sangre contenida en insectos atrapados en ámbar. Claro, como había que sacarle réditos, todo estaba en el marco de un parque temático que puso a Costa Rica en la esfera mundial. Para validarlo, el dueño invitó a un grupo de expertos paleontólogos para que vivieran la experiencia del espectáculo en ciernes. ¿Qué podía salir mal? Todo, por supuesto. Los dinosaurios se salieron de control y el parque quedó en el abandono, no sin antes dejar secuencias como el vaso que vibra con los pasos del tiranosaurio o una banda sonora inconfundible. Luego vendrían dos cintas más, con ideas similares: el hombre que intenta dominar a la naturaleza y pierde en el intento. Esas cintas, de 1997 y 2001, parecían el fin de una franquicia que se incrustó en la cultura popular de la década de 1990.

No obstante, en 2015 los dinosaurios volvieron de la mano de Spielberg y su cuarta entrega, Jurassic World. Los dinosaurios se salieron de control, otra vez,y el nuevo parque fue abandonado. Esto dejó el camino abierto para la siguiente entrega: Jurassic World: the fallen kingdom, que estrena este jueves en las salas nacionales.

La cinta se desarrolla tres años después de la primera. Claire (Bryce Dallas Howard) es ahora una activista en pro de los dinosaurios. Owen (Chris Pratt), por su parte, se mantiene alejado del tema. Pero los animales están en peligro y Claire decide emprender una campaña para salvarlos. La acción está servida. El encargado de dar vida a la cinta es Juan Antonio Bayona, para quien Pratt solo tiene elogios: “Es un cineasta magnífico y su aportación a esta saga es realmente fantástica”, dijo en el estreno de la cinta, según recoge DPA. Algo a lo que Howard aporta también: “Lleva más allá la aventura y el terror”. La cinta, según se anticipa, llevará al espectador al “miedo más primario” en un capítulo más de una relación que parece no tener fin.

Etiquetas: