Domingo 24 DE Junio DE 2018
Oculta

Los murales de San Bartolo están en la ciudad

Miles de fragmentos de pintura mural y más de una década de trabajo después, el Museo Nacional de Arqueología exhibe uno de los hallazgos más importantes de los últimos años.

Fecha de publicación: 13-06-18
Por: aime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

En las selvas eternas de Petén, algunos sitios arqueológicos mayas aún conservan secretos. Así lo demostró en 2001 San Bartolo, un enclave remoto en el que un grupo de arqueólogos encontró un tesoro: un conjunto de pinturas murales. El bien cultural sobrevivió a la reutilización del edificio, a la vegetación, al tiempo y a los saqueadores. Su hallazgo es considerado uno de los principales que se han producido en las tierras mayas en las últimas décadas. Ahora, fragmentos del mural aterrizan en el Museo Nacional de Arqueología (Munae) para que los visitantes puedan apreciarlos de primera mano.

Originalmente, los murales se encontraban en un cuarto que fue parte de un complejo religioso. El sitio tuvo una actividad aproximada de cuatro siglos y en ese lapso se realizaron varias modificaciones a la fisonomía urbana. Las pinturas, que datan de alrededor del año cien antes de Cristo, se utilizaron por aproximadamente cincuenta años. Luego, los arquitectos mayas destruyeron parte del muro frontal del complejo, lo llenaron de escombros y sobre él construyeron una pirámide más grande. Según explican las autoridades, “Los muros oeste y norte fueron enterrados intactos, pero los muros este y sur fueron desmantelados, enterrando sus fragmentos cuidadosamente dentro de la nueva pirámide”. Gracias a esta acción de cuidado de sus usuarios originales, los arqueólogos han podido recuperar más de 7 mil fragmentos de pintura mural.

 

Una hilera de glifos se erige solitaria sobre una parte del mural. Es uno de los ejemplos más tempranos conocidos de escritura maya.

El que se exponga el mural en el Museo no es a la ligera. El proceso ha tomado algunos años y es parte del proyecto de remozamiento de la sala Pre Clásica de la institución. Así lo afirma Daniel Aquino, director del Munae: “Las pinturas eran parte importante. En 2014 tuvimos la primera reunión”. En ese momento, los fragmentos aún estaban en proceso de conservación. “Hubo que esperar un par de años de trabajo”, explica. Los dos años de espera suenan a poco comparados con los años de investigaciones. “Durante más de quince años un equipo multidisciplinario ha trabajado en San Bartolo para la conservación, investigación y difusión de esta riqueza cultural”, puntualiza Aquino. Se refiere a investigadores que han contado con el apoyo de las universidades locales (Usac, del Valle) e instituciones extranjeras (National Geographic, NASA e instituciones académicas de Estados Unidos).

 

En varios de los fragmentos es visible la gran cantidad de detalles pintados sobre el muro.

Sobre la creación

En la sala donde se ubica el Pre Clásico está montada una ilustración tamaño natural de las pinturas. El visitante debe elevar la vista para apreciarla. A simple vista es difícil comprender las decenas de figuras, volutas, animales y personajes que aparecen en las varias escenas. No obstante, los investigadores han podido reconstruir una lectura básica del mural: se trata de una escena de creación.

A lo largo de las imágenes son visibles ritos de sacrificio, ofrendas, topografía sagrada y personajes. “En el muro oeste, el héroe Juun Ajaw, deidad patrona de los reyes, ordena el espacio cuadrado con sus esquinas marcadas por árboles que definen los límites del mundo civilizado”, afirman las autoridades. El personaje incluso realiza un autosacrificio. En el muro norte la imagen cambia, es un espacio marcado por una cueva, rocosa y a la vez llena de vida. En ese mismo plano, “el dios del maíz y su novia reciben la fuente de la vida: maíz  (representado por tamales  en una canasta), y agua  (representada por un tecomate). En las vitrinas pueden verse los fragmentos del mural, así como un bloque con glifos, una de las más antiguas muestras de escritura maya que se conocen.