Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Oculta

El diseño nacional mostró sus novedades

A lo largo de tres días los diseñadores nacionales presentaron sus nuevas colecciones.

Fecha de publicación: 20-11-17
Por: Redacción/Oculta
Más noticias que te pueden interesar

Lo que sucede en las pasarelas es que se cambia de lenguaje. Cuando los murmullos cesan y las luces se apagan, los textiles toman la batuta y por medio de formas, cortes y costuras hablan por sus diseñadores. Les dan una forma distinta de expresión. Eso fue lo que ocurrió en Guatemala la semana pasada, gracias a que durante tres días se realizó el Mercedes-Benz Fashion Guatemala (MBFGT). Diseñadores nacionales, internacionales y gente ligada al mundo de la moda se dieron cita en Cayalá para observar lo más fresco del diseño nacional.

A lo largo de las pasarelas en los tres días se pudo ver gran cantidad de lenguajes propios de la indumentaria. Desde las telas en colores planos hasta las transparencias, pasando por los estampados, los textiles mayas y los accesorios, más de diez casas de diseño mostraron al público una serie de productos salidos de las mentes creativas de sus diseñadores.

El predominio en las pasarelas del MBFGT fue para los diseñadores nacionales. No obstante, también aparecieron casas llegadas de otros países, como Perú y Colombia. Las firmas que participaron en el evento fueron Vessel by Liza Carrillo, Olga Recio, MEÜS, Mayanz, Marias, Mariandreé Gaitán, María Martínez, Maison Escarlata by Edgar Navarro, Lia Cohen, ladrondeguevara, HADASA, Eduardo Figueroa, Custo Barcelona y Arturo Calle.

Mercado en potencia

Actividades como la de la semana pasada son indicio de un auge en el diseño de moda en el país. Esto es algo que los propios diseñadores entienden de ese modo y consideran que el potencial para desarrollar el mercado es amplio. Al respecto, la diseñadora Mariandreé Gaitán –quien presentó una colección con paleta fría en tonos plateados, dorados y blancos– opina que este auge se ve, incluso, en las calles. “Estoy asombrada. Creo que las plataformas que hemos creado los diseñadores y el público son más fuertes”, expresa. Además, ve que en los contextos cotidianos también hay cambios: “Vemos en la calle mujeres guatemaltecas más arriesgadas, usando cosas nuevas. Es un progreso que nos ha costado, pero ha dado buenos resultados”, opina.

En contraparte, la diseñadora Liza Carrillo también ve un mercado en potencia, pero cree que aún debe encontrar camino. “El mercado local todavía no está listo”, afirma. “Está abriéndose a la posibilidad, convenciéndose. Sabes que está listo cuando consume tu producto y aún hay resistencia a eso”. Las razones que ve Carrillo pasan por la influencia de industria extranjera. “Desde hace tiempo estamos abiertos al consumo de marcas internacionales y no creemos en el talento local”, puntualiza. Sin embargo, cree que la posibilidad está presente gracias a quienes se mueven hoy en el mundo guatemalteco de la moda. “Hay un equipo fuerte de diseñadores que tienen buena técnica, estudios, exposición afuera y que ofrecen un producto de calidad internacional”, dice. Para ella, el mercado estará listo cuando el diseñador pueda vivir de sus rentas.

Para que el mercado crezca, es necesario que también quienes lo producen tengan más apertura. Así lo cree el diseñador Edgar Navarro, quien también presentó su trabajo durante la MBFGT. Acerca de los retos que afronta el sector, Navarro opina que “los principales retos son de expansión. Los diseñadores también deben prepararse y saber cómo funciona el mercado internacional para hacer propuestas que sean factibles”, dice. Además, también cree que otro de los retos es expandir la industria, la “de proveedores, la de tela y la costurería y todas las que giran en torno a la moda”.

Diseños mayas, presentes

En varias de las colecciones que se presentaron a lo largo de los tres días de pasarelas los diseños mayas estuvieron presentes. Fueron el eje de diseños coloridos, tanto de vestimenta como de accesorios. El tema del uso de diseños mayas en indumentaria ha estado sobre la mesa en los últimos meses, gracias a diversas iniciativas que buscan regular su uso, así como generar un marco legal acerca de propiedad intelectual. Para Carrillo, quien los utiliza en sus colecciones, el tema pasa también por la forma de interacción entre las partes. “No puedo hablar por los demás, hablo por mi voz y la de Vessel. Tratamos de trabajar con conciencia social y con respeto”, explica. El respeto al que se refiere va en todas las líneas de producción. “No solo se trata de respetar a los artesanos, sino de respetar los procesos de la prenda, al equipo creativo, al cliente”. Esto se busca para darle al consumidor “un producto que le entregue la verdad de lo que cuesta”. Al final, según Carrillo, el asunto se debe abordar como algo colaborativo. “Con esa mentalidad, cuando se utilizan textiles tratamos de que ese intercambio sea más como una colaboración, de no plagiar ni de explotar a nadie, sino trabajando desde el comercio justo”, finaliza.

Etiquetas: