Sábado 18 DE Noviembre DE 2017
Oculta

Otto René, escribir desde el amor

F&G Editores presenta hoy la reedición de Vámonos patria a caminar, ese poemario de culto del escritor guatemalteco.

Fecha de publicación: 13-11-17
Más noticias que te pueden interesar

 Otto René Castillo le dijo una vez a Guatemala que caminaran, que él la acompañaría. Cumplió a cabalidad lo prometido y anduvo con ella por los caminos más oscuros: el de la tortura, el de la persecución y el de la muerte. Antes de separarse le dejó un poemario fundamental, Vámonos patria a caminar, de esos que con toda la fuerza de la poesía hacen que la realidad más cruda se entienda desde lo estético, lo sensorial. El poemario vio la luz en 1965 y se ha convertido en un texto de culto. Contenía, eso sí, trabajo realizado a lo largo de una década. Ahora, F&G Editores lo regresa a la escena con una edición propia.

En el poemario, Castillo anunciaba tanto la ida como la vuelta. “Me voy, pero no te preocupes si tardo un poco en el regreso. Un día de otoño me verás llegar. De lejos, con polvo aún en los cabellos”. Ese otoño es este otoño, el de este lunes 13 de noviembre cuando sus palabras vuelvan al ruedo de la mano de la nueva edición. Raúl Figueroa Sarti, director de F&G, ve en esta apuesta una oportunidad de acercar al lector contemporáneo a una obra fundamental de la literatura Guatemalteca. “Es un libro que no está en circulación. Solo se editó una vez”, dice. Se refiere a la primera, esa que la editorial Vanguardia hiciera en los sesenta. Eso sí, el poema más famoso del libro, Vámonos patria a caminar –llamado originalmente Pequeño canto a la patria–, fue incluido en antologías posteriores.

Una vida de lucha

La de Otto René fue una vida corta pero llena de luchas. Nació en Quetzaltenango, en 1934. Se casó dos veces y tuvo cuatro hijos. Tras una juventud de activismo, luego del golpe a Árbenz en 1954 se exilió en El Salvador. En el país vecino trabajó como periodista, además de continuar con sus estudios. Volvió a Guatemala a los años e ingresó en la Universidad de San Carlos, en donde estudió Derecho. Por su buen desempeño estudiantil logró una beca para estudiar en la República Democrática de Alemania. Pero el llamado de Guatemala se hizo cada vez más fuerte y volvió en 1966. Su militancia lo llevó al Partido Guatemalteco del Trabajo y a las Fuerzas Armadas Rebeldes.

 

La muerte lo encontró un día de marzo de 1967. Tenía 33 años. Fue capturado por el Ejército de Guatemala debido a su actividad insurgente. Fue torturado y asesinado. No obstante, su voz aún tenía algo para decir: sus poemas, mensajes dirigidos a una Guatemala que entendió como futura y que se alojaba en la esperanza y el amor.

La reedición

Volver a editar Vámonos patria a caminar no fue algo que F&G buscara. Al contrario, el texto los encontró. A lo largo de los años hubo intentos varios por lanzar de nuevo el libro, pero discrepancias con la familia lo impidieron. En el caso de la edición que hoy ve la luz, fue el propio hijo de Otto René –Patrice Castillo– quien lo entregó a la casa editora. “En 2015 él habló conmigo para ver si nos interesaba reeditar el libro”, dice Figueroa y lo acompaña entre risas con un “por supuesto”. “Comenzamos. Teníamos que hacer una edición sin prólogo, publicarlo en esencia tal y como fue publicado originalmente”, recuerda. La editorial recibió un original a partir del que se hizo un levantado de texto. Se hicieron correcciones y luego se contrastó el original con la versión corregida para alcanzar un consolidado.

En la poesía de Otto René hay denuncia, pero también hay esperanza. “Los niños nacidos a finales del siglo serán alegres. (su sonrisa es de sonrisas colectivas). Yo, hombre de lucha a mediados del siglo, digo: a finales del mismo los niños serán alegres, volverán otra vez a reír, otra vez a nacer en los jardines”, profetiza en uno de sus versos. La esperanza en sus palabras contrasta con la realidad que choca contra ellas. La Guatemala del final del siglo fue una de posguerra, desnutrida, violenta y hostil no solo para la niñez, sino para la vida misma. No obstante, su obra poética sí ha alcanzado un futuro mejor. Su trabajo es considerado fundamental para la literatura guatemalteca, e incluso ha encontrado un nicho en el imaginario colectivo. “Otto René marca un punto importante en el desarrollo de la poesía comprometida nacional”, dice Figueroa. “Que su obra siga siendo leída lo convierte en un poeta popular, no solo porque su poesía es una que trata de estar al servicio de las luchas del pueblo, sino porque la gente, los estudiantes, la han asumido como propia”, puntualiza. Y Luis Cardoza y Aragón tiene algo más para decir. En un texto que recoge la contratapa de la nueva edición, lo califica como “un poeta del amor”. “Con humildad y con humanismo (más allá de lo ‘patriótico’), decidió vivir vida votiva”, dice el poeta.

 

Otto René Castillo escribió para Guatemala, para la suya y para la que –esperaba– llegaría algún día. La vida se le acabó antes de poder ver ese momento, pero quedan sus palabras para recordarlo en las horas grises. “Nada podrá contra esta avalancha del amor”, sentenciaba combativo. Tan 1965, tan 2017. Sus palabras, como su lucha, son tan vigentes como entonces.

> Presentación

La presentación de Vámomonos patria a caminar es hoy. A partir de las 17:00 horas. En el Musac (9a. avenida 9-79, zona 1). Participan Víctor Hugo Cruz, Carolina Escobar Sarti, Julio Serrano y Fernando López.

Entrada libre.