Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Oculta

Sepur Zarco en la memoria

Una exposición en el Museo Nacional de Arte Moderno media los hechos de Sepur Zarco para el gran público.

Fecha de publicación: 08-11-17
Por: Jaime Moreno/elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

El 26 de febrero de 2016 los perrajes cayeron al suelo y dejaron al descubierto los rostros de sus portadoras. Eran las abuelas de Sepur Zarco, víctimas en la década de los ochenta de todos los infiernos posibles: la desaparición de sus esposos, la violencia sexual y la esclavitud. Levantaron sus manos al cielo y agradecieron por la justicia, esa que hizo que el Estado reconociera su sufrimiento y ordenara la reparación de los daños en varias vías. Ahora, la organización Mujeres Transformando el Mundo (MTM) plantea una muestra para que su historia se conozca y que se convierta en una herramienta más para luchar en contra de la violencia de género.

La exposición se extenderá hasta el próximo domingo en las instalaciones del Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida. Es parte de las dinámicas generadas por la Bienal de París, evento que ronda estos días en la ciudad y que tiene como objeto promover el arte invisual.

Por los muros que conforman la muestra el visitante puede conocer a detalle tanto a la comunidad de Sepur Zarco como a la lucha de las víctimas por obtener justicia. El recorrido está acompañado por fotografías del juicio, así como de exhumaciones en el área. Además, material tanto audiovisual como auditivo complementa la exposición. No obstante, parte central de la muestra son estadísticas de la situación social de la comunidad hoy, así como las medidas de reparación dictadas por la justicia en este caso. Completa el recorrido una serie de fotografías de las 15 sobrevivientes, a quienes Paula Barrios, directora de MTM califica como “un grupo de abuelas valientes que rompen el silencio”.

Uno de los puntos importantes en el tema de reparación es el aspecto cultural. Tras un evento como el ocurrido en la comunidad –ubicada en El Estor, Izabal–, el tejido social queda roto y su reconstrucción debe ser parte de las acciones del Estado de cara al futuro. En el plano sociocultural, este tema es de importancia por sus implicaciones sobre la vida diaria de la sociedad. Patricia Cifuentes, exasesora del Ministerio de Cultura en materia de reparación para este caso, especifica más sobre esta línea de trabajo. “En mi experiencia, la rehabilitación cultural tiene una carga afectiva por la pérdida de la herencia directa de la familia ascendente: el tejido que mi mamá no me enseñó a hacer, la comida que mi abuela no me enseñó a cocinar, las medicinas, las poesías, las danzas, la música, las narraciones”, indica.

La muestra tiene como objetivo entrar en una dinámica de itinerancia a partir de esta primera interacción con el público. Para las abuelas de Sepur Zarco este es solo el primer paso. Para ellas, la justicia es una luz para que las nuevas generaciones conozcan su historia de lucha, “para que no haya más violencia contra las mujeres”.

 

Etiquetas: