Jueves 21 DE Febrero DE 2019
Oculta

Rocío Quiroa: 20 años de vigencia en el mercado

Este mes la galería celebra sus primeras dos décadas de vida.

Fecha de publicación: 13-10-17
Por: Jaime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Un día de 1997 Rocío y Marco Augusto Quiroa se pararon uno junto al otro en una calle de la zona 10. Vieron hacia la vitrina de un local recién abierto y contemplaron la imagen de un pájaro pintada sobre el vidrio junto a un nombre: Galería de arte Rocío Quiroa. El maestro, padre, dio un consejo a su hija. “Lo que más le gusta a uno es su nombre”, le dijo, “tenés que aprenderte el nombre del cliente siempre”. Así lo hizo y con base en ello forjó una carrera como galerista. De ese día ya pasaron dos décadas y la galería de Rocío Quiroa arriba este mes a su 20 aniversario. Por sus muros han pasado artistas de muchas épocas y lenguajes, pero el camino apenas inicia.

El que Rocío apostara por una galería no es casualidad. Su padre fue uno de los grandes artistas guatemaltecos del siglo XX y el mercado del arte tampoco le era extraño. “Mis papás habían tenido varias galerías de arte”, recuerda. En efecto, del núcleo familiar salieron propuestas como la galería X (en el centro comercial de la zona 4) y De Quiroa. Además, desde el tiempo de Vértebra el impulso por exponer había sido una constante. “Nací en esto”, afirma Rocío. Además, recuerda que su mamá también trabajaba en las galerías, pintaba y colaboraba en este mundo, convertido en empresa familiar.

El espacio

La galería es un local pequeño en una calle tranquila de la zona 10 de la Ciudad. En el mismo espacio convive el espacio expositivo y el escritorio de Rocío, quien administra desde el lugar tanto la galería como las relaciones tanto con artistas como coleccionistas. Esta actividad siempre ha sido parte de su desempeño laboral y fue el pie para el montaje de la institución. “Hace 20 años no estaba trabajando, pero siempre vendía cuadros. Un día mi papá me dijo que pusiera una galería y que dejara de vender como marchante”. Así lo hizo, buscó un espacio y encontró el sitio que hoy ocupa. El proceso fue rápido y tuvo como primeros invitados a Roberto Cabrera y a Marco Augusto Quiroa. “Encontré este local, lo alquilé y en un mes monté la galería”, comenta. “Hablé con Roberto y mi papá para inaugurar con una muestra mitad y mitad. Me dieron obra, inauguramos y aquí sigo”, puntualiza.

A la fecha, la galería ha realizado más de 150 exposiciones. Entre los grandes nombres que han colgado piezas en sus muros están Elmar Rojas, Efraín Recinos y Mena y varios más. También ha expandido su trabajo hacia muestras de mujeres centroamericanas y artistas jóvenes. La propia exposición conmemorativa, 1, parte de un todo está compuesta por artistas de 20 años, estudiantes de la Escuela Superior de Arte de la Usac.

De la vieja guardia

Llegar a dos décadas en el mercado del arte guatemalteco se dice fácil pero no lo es. Para nada lo es. La galería de Rocío Quiroa es una especie de sobreviviente de otros tiempos en los que el mercado y los actores eran otros. Cuando llegó a la escena había varias instituciones trabajando en el medio, pero a lo largo de los años ha visto a muchas irse y a otras surgir de la mano de nuevos lenguajes y artistas. “Cuando yo empecé con esta galería habían más. Tal vez no muchas pero unas doce o quince”, recuerda. “De repente empezaron a cerrar galerías; llegó un punto en el que éramos cuatro o cinco”. De esas y con tantos años de experiencia se cuentan con los dedos de la mano: El Túnel, El Attico –que arribará a 30 años en 2018–, Sol Del Río… todas viejas instituciones que aún mantienen su vigencia en el país. Ahora conviven con nuevos emprendimientos en el sector. “Hay galerías nuevas, pero con otra dinámica y otra perspectiva, con otro círculo”, acepta Quiroa.

Llegar a este aniversario es solo el inicio en su presupuesto. Para el futuro inmediato la galería tiene contemplado continuar con su programa regular de exposiciones –a ritmo de cuatro o cinco anuales– y editar un libro de un escritor emergente. El camino de la galería aún está en sus inicios y Rocío lo tiene claro: “Somos jóvenes, solo tenemos 20 años”.

 

Etiquetas: