Lunes 20 DE Noviembre DE 2017
Oculta

Un poco de drama en los Emmy

Los premios a lo mejor de la televisión estadounidense son este fin de semana.

Fecha de publicación: 13-09-17
Por: Frazier Moore AP
Más noticias que te pueden interesar

Año tras año, demasiadas categorías en los premios Emmy están repletas de ganadores esperados y a menudo repetidos. No hay drama cuando se abre el sobre para revelar al ganador. Pero justo en las categorías de drama de este año eso es lo que habrá cuando los galardones se entreguen el domingo. Cuatro de las siete producciones postuladas son nuevas. Consecuentemente, al menos la mitad de las actrices, actores y actores de reparto nominados en las categorías de drama vienen de programas debutantes, al igual que cinco de las actrices de reparto. No es de extrañar que la terna de mejor drama haya confundido a los apostadores, pues cualquiera de los nominados podría llevarse a casa el trofeo.

Primero hay que considerar la gran variedad de  contendientes:

– Better Call Saul. Una serie de televisión de un canal de cable básico (AMC), con su tercera nominación  consecutiva de drama, pero sin haber conseguido ganar.

–  Westworld. Una serie de un canal de cable premium (HBO). Es su primer año en la competencia.

– The Handmaid’s Tale. De un servicio de streaming (Hulu). Es su primera nominación y posiblemente la  primera victoria de Hulu en los Emmy.

– House of Cards. Del servicio rival de streaming que ya se ha ha hecho un nombre en los Emmy (Netflix). Nominada por su quinta temporada consecutiva.

– Stranger Things. También de Netflix, nominada en su primera temporada.

– The Crown. Otra producción de Netflix, también en su primera temporada.

– This Is Us. Una nueva serie de NBC, un canal de señal abierta que logró su primera nominación al Emmy en 1949 pero que junto con las otras grandes cadenas ha quedado fuera de esta categoría por años. (The Good Wife de CBS fue la última serie de las cadenas en ser nominada en la categoría de drama, en 2011, y Lost de ABC fue la última en ganar en 2005).

Tom O’Neil, autor del libro de referencia The Emmys y editor de Gold Derby, un sitio de predicciones para los premios, cree que Stranger Things se llevará el premio, pero al mismo tiempo reconoce que el programa es demasiado nuevo y demasiado “de género” como para triunfar con todo en los Emmy. La categoría de drama, señala, está “totalmente abierta. Se puede argumentar fuertemente a favor de las siete nominadas”.

Dejemos de lado por un momento quién ganará y enfoquémonos en lo que estos nominados dicen sobre la televisión actual. Para los que no estén muy al tanto, la mitad de los nominados vienen de servicios de streaming, un sistema de televisión que no estaba representado en los Emmy hasta que House of Cards se llevó tres estatuillas en 2013.

Los canales de cable premium y básicos también están representados. (Vale la pena recordar que hasta 1988 los Emmy no reconocían programas de canales de cable).

Este año, en cambio, la mayor sorpresa de la categoría es que está nominada la producción de una de las cadenas, que antes tenían los Emmy solo para ellas, y en una categoría en la que CBS no ha ganado en 14 años.

Otra rareza en el campo del drama este año es que al menos los votantes de los Emmy han dejado la costumbre de elegir la misma serie una y otra vez. (Un ejemplo de este fenómeno es la categoría de mejor comedia, donde Veep ha sido nominada todos los años desde el 2012 y ha ganado dos veces hasta ahora). La última vez que la mitad de la categoría de drama estaba compuesta por producciones nuevas ocurrió hace más de 30 años. “La inyección radical de sangre nueva en la contienda de los Emmy se debe en gran medida al gran impacto que los servicios de streaming están teniendo en la televisión”, dijo O’Neil, quien señaló la forma en que Netflix, Hulu y Amazon (que sumó ocho Emmy en dos temporadas de Transparent) “han tenido el mismo impacto alterador en los Emmy que el que están teniendo en la industria de la televisión”.

Otra explicación para los nuevos rostros en la categoría de drama es la ausencia de Game of Thrones de HBO (que ha sido nominada por todas sus seis temporadas pero no se transmitió durante el periodo 2016-17 por el que podía calificar) y el hecho de que otra importante contendiente, Downton Abbey de PBS, terminó y liberó espacios que esas series habían reclamado por años.

Mientras tanto, revisiones recientes sobre cómo se emiten y se cuentan los votos de los Emmy han impulsado potencialmente las posibilidades de nominaciones más atrevidas. El año pasado la academia cambió de un sistema de ranking y puntos a permitir simplemente que los votantes señalen su elección principal. Esa podría ser la razón por la que Rami Malek, el astro del drama distópico de EE. UU. Mr. Robot, superara a candidatos más seguros como Kevin Spacey, Bob Odenkirk y Kyle Chandler.

Obviamente el suspenso para conocer al ganador es esencial para los espectadores, sin importar  cuántas quejas lo acompanen al veredicto.

Este año la categoría de drama, con siete contendientes valiosos, sirve para garantizar el suspenso. Pero el programa ganador, sea cual sea, ¿será  realmente el “mejor”?

“Los Emmy nunca han elegido los mejores programas de la televisión”, dijo O’Neil riendo. Y como ejemplo mencionó a The Wire de HBO, una figura permanente en muchas de las listas de los mejores programas de la historia, que en cada una de sus cinco temporadas fue desdeñada por los Emmy (excepto por un par de nominaciones a sus guionistas). “Hay muchísimos ejemplos escandalosos que podríamos señalar”, agregó O’Neil. “¡Lindsay Wagner ganó como mejor actriz de drama por La mujer biónica!”. Pero no es tan difícil de entender, explicó. “Los Emmy eligen lo que les gusta”.