lunes 11 septiembre 2017
Oculta

La Mostra de Venecia encumbra a Guillermo del Toro

El director mexicano conquistó el León de Oro por la película fantástica La forma del agua.

Por: María Luz Climent Mascarell dpa

Era difícil. El género fantástico tiene difícil cabida en los grandes festivales de cine y menos aún en el palmarés, pero Guillermo del Toro lo consiguió con The Shape of Water (La forma del agua), una fábula que lo convirtió en el primer mexicano en levantar el León de Oro del Festival de Venecia.

“Quiero dedicar esto a todo director joven mexicano y latinoamericano que quiere hacer una película en el género fantástico”, aseguró el realizador, feliz y visiblemente emocionado al recibir el premio la noche del pasado sábado, durante la ceremonia de premiación de la muestra. “Todo se puede hacer”, aseguró el mexicano, de 52 años.

El cineasta, que fue ovacionado por los periodistas, aseguró que lo importante es que cuando llegan los premios, estos vengan con algo a lo que se ha sido fiel. “Lo único que tengo es ser fiel a lo que quiero hacer”, insistió.

“Los premios son fantásticos, muy estimulantes, pero en esta película intenté arriesgar, hacer cosas que no había hecho antes”, dijo el cineasta, que conquistó a la crítica y al público desde que presentó su historia a concurso.

La forma del agua, ambientada en plena Guerra Fría, se centra en la historia de una limpiadora muda, interpretada por la británica Sally Hawkins, que conoce a una extraña criatura, un hombre pez, con el que consigue conectar de una forma especial.

Michael Shannon, Richard Jenkins, Doug Jones, Michael Stuhlbarg y Octavia Spencer completan el reparto de esta particular versión del clásico de la literatura infantil La bella y la bestia, que convierte en una fábula con mensaje político.

En La forma del agua Del Toro quiere hablar a favor del otro “y en contra de la unificación y la perfección”. “Las peores ideologías invocan la pureza. Lo hermoso de la humanidad es la imperfección”, agregó el realizador, que considera las parábolas como la mejor forma de hablar de “verdades universales”.

Del Toro se convierte además en el tercer director iberoamericano en levantar este galardón tras el español nacionalizado mexicano Luis Buñuel con Belle du Jour y el venezolano Lorenzo Vigas con Desde allá.

Los Galardones

El Gran Premio del Jurado fue para el segundo trabajo del israelí Samuel Maoz, Foxtrot, un drama sobre el conflicto en Cercano Oriente en el que un padre afronta la absurda muerte de un hijo en el frente.

Otro de los grandes vencedores de la noche fue el director debutante francés Xavier Legrand, que no solo se llevó el León del Futuro, el Luigi de Laurentis a la mejor ópera prima, sino también el León de Plata a la mejor dirección por su película sobre la violencia de género Jusq’à la garde.

La británica Charlotte Rampling, de 71 años, se hizo con la Copa Volpi a la mejor actriz por su interpretación sin apenas diálogo de una mujer cuya vida da un vuelco al enterarse que su marido, con el que ha estado casada más de media vida, ha cometido un abominable crimen en Hannah. Su director, el italiano Andrea Pallaoro, consigue contar la historia a través del estado de ánimo de la protagonista.

La Copa Volpi para el mejor actor fue para Kamel El Basha, que protagoniza su primera película en The Insult, un drama del libanés Ziad Doueiri en que se refleja el conflicto que vive Líbano a través de una discusión entre un musulmán palestino y un cristiano que llega a los tribunales.

El estadounidense Charlie Plummer, de 18 años, se llevó el premio al mejor actor emergente por Lean on Pete, un drama sobre un joven huérfano que se aferra a un caballo de carreras que sabe que quieren sacrificar.

La película de Andrew Haigh figuraba también entre las más apreciadas, al igual que Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (Tres anuncios a las afueras de Ebbing, Misuri), que se fue de Venecia con el premio al mejor guion para su director, el británico Martin McDonagh.

Robert & Jane

La presente edición del Festival de Venecia ha estado envuelta en la nostalgia que aportaron una de las imágenes más memorables del certamen: reunir a míticas estrellas de la interpretación como Robert Redford y Jane Fonda.

Amigos desde que hace 47 años rodaran juntos, Redford (de 81 años) y Fonda (de 79) recogieron sendos Leones de Oro por su carrera, pero también presentaron la última de sus cuatro películas juntos, Our Souls at Night.

Además, por Venecia desfiló la plana mayor de interpretación británica. Desde Michael Caine, que acudió a contar la revolución social y cultural que se vivió en su país en los años sesenta en el documental My Generation, hasta Judi Dench, la gran dama de los escenarios  británicos.

Dench se embutió en los cancanes y los corsés de fines del siglo XVIII para volver a encarnar a la reina Victoria en Victoria & Abdul, la nueva película de Stephen Frears.

En esta edición del Festival de Venecia ha sido escasa la presencia del cine iberoamericano, pero ha superado todas las expectativas no solo por el premio a Del Toro, sino que la argentina Natalia Garagiola se llevó el premio de la Semana de la Crítica con su debut Temporada de caza.

Además, la colombiana Candelaria, de Jhonny Hendrix Hinestroza, se alzó con el máximo premio de la sección paralela Jornada del Autor, mientras que la coproducción chilena Los versos del olvido, dirigida por el iraní Alireza Khatami, se hizo con el premio al mejor guion de la sección Horizontes.