Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Oculta

Vuelve Sebastián Barrientos

El escultor guatemalteco regresa con una  exposición de obra monumental en el Centro
Cultural Miguel Ángel Asturias.

Fecha de publicación: 11-08-17
Por: Jaime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Del suelo surgen los gigantes del error, esos que fragmentan el ser y se convierten en monstruos incontrolables en la mente humana. Solo al reconocerlos, al enfrentarlos, se puede encontrar el camino hacia la luz. Así plantea Sebastián Barrientos su nueva muestra, Los hijos de Kadmon, una obra monumental expuesta en la entrada de la Gran Sala Efraín Recinos del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Estará expuesta hasta el próximo 10 de octubre.

 

En Los hijos de Kadmon convive una misma obra en dos versiones. Eso sí, la pieza es una sola, pero fragmentada en nueve partes. Una de las versiones es monumental, creada con piezas desmontables de gran tamaño que alcanzan los cuatro metros de altura y elaboradas en hierro y  fibra de vidrio. El conjunto está expuesto en las afueras de la Gran Sala. La otra versión es una más pequeña, a escala humana y fundida en bronce. Se encuentra en el segundo piso del lobby del recinto. El políptico mantiene la línea característica en la estética de Barrientos, dominada por seres voluminosos, superficies rugosas y posiciones enérgicas.

La obra invita a la reflexión. “El ser es íntegro pero está fragmentado, por eso los errores en la personalidad”, explica Barrientos. Además, ve a los gigantes como un recordatorio de las turbulencias internas y el camino personal hacia su solución: “La base de la exposición es aceptar la oscuridad que llevamos dentro para iniciar el camino a la luz”. El conjunto escultórico está dominado por el color negro. La muestra, que es el resultado de tres años de trabajo por parte del escultor, estará disponible al público hasta octubre próximo. Luego buscará la itinerancia; uno de los destinos posibles es Quetzaltenango.

Los hijos de Kadmon

“Esta es la voz del que corre fuerte cruzando los cuerpos, Perpetuando la serpiente.  Siglos y siglos pasan y no lo ves, el velo se afianza en el entrecejo  De las numerosas masas. Bienvenidos hijos de kadmon Surgen del suelo los gigantes del error”.

– Sebastián Barrientos.

Etiquetas: