Jueves 23 DE Noviembre DE 2017
Oculta

De vuelta en casa

El mural de González Goyri regresa al edificio Roma luego de dos años.

Fecha de publicación: 26-07-17
Por: Jaime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Siempre que podía, Andrea Pineda caminaba sobre la 15 calle de la zona 1 para visitar a un amigo especial: un mural de grandes dimensiones hecho por Roberto González Goyri, que se erigía colorido sobre una de las fachadas del edificio Roma, en la esquina en la que la calle se encuentra con la 5a. avenida. Una mañana de febrero de 2015, la historiadora del arte vio que el mural era objeto de trabajos de albañilería y creyó que lo restauraban. Para su sorpresa, en abril de ese mismo año la obra de arte había desaparecido por completo. Ideó una denuncia pública y durante el Festival del Centro Histórico de ese año realizó junto con el arquitecto Rafael López una reconstrucción gráfica sobre la calle. Ahora, a dos años del hecho, el mural vuelve a casa gracias a la acción de la Asociación González Goyri, de la administración del edificio Roma y de la Municipalidad de Guatemala. La inauguración es mañana.

La obra data de la década de 1950, en la que el movimiento Moderno estaba en boga en el país. El edificio mismo, diseñado por el arquitecto Carlos Haeussler y construido en 1958, tiene una volumetría similar a la Municipalidad capitalina. En ese momento el muralismo tenía relevancia en el diseño arquitectónico, por lo que repetir la fórmula del Centro Cívico era normal. Por su parte, el mural está realizado con decenas de miles de mosaicos venecianos (misma técnica utilizada por Efraín Recinos en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias) provenientes de México. Estos conforman una geometría abstracta, composición característica en la obra de Goyri. Ante la vuelta del mural a su espacio original, Pineda no oculta su alegría: “Como historiadora me siento satisfecha con el resultado. Las obras que integran el patrimonio cultural representan un elemento que pertenece a la historia de todos los guatemaltecos. Eso es motivo suficiente para trabajar en conjunto y preservarlas para las futuras generaciones”, apunta. Luego de armado el diseño, durante varios meses de este año fueron colocados en la fachada del edificio. Además, según Pineda, “los murales del maestro no conformaban un pasado muerto sino un vínculo entre generaciones pasadas, presentes y futuras”. Desde mañana, los transeúntes podrán  disfrutar de nuevo la obra de uno de los grandes artistas nacionales.