Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Oculta

Una historia triste con Grammy

El grupo de rock argentino Los Fabulosos Cadillacs lanza un disco conceptual que cuenta la historia trágica, dura y al mismo tiempo sombría de dos hermanos. En su desarrollo surgen melodías preciosistas y coros memorables. Un disco en toda regla.

Fecha de publicación: 26-11-16
Por: Jorge Sierra
Más noticias que te pueden interesar

Basada en una historia dura, enigmática, sombría, de presagios mal interpretados y musical es con la que se gesta la rock ópera La salvación de Solo y Juan, de manufactura delicada y sólida, por ratos fulgurante, y que marca el retorno de la banda argentina Los Fabulosos Cadillacs, que aunque con apariciones esporádicas, no había grabado desde 1999. Este es el duodécimo álbum de estudio, con 14 tracks nuevos que narran la trágica, esperanzadora y lírica vida de los hermanos Solo y Juan, construida con el argumento necesario para hacerse acreedora la semana pasada de dos Grammy Latino, como Mejor Álbum de Rock y por Mejor Canción Rock, de circulación ya en Guatemala.

Pinkfloydiano

La obra escrita por los líderes y sobrevivientes de la banda, el cantante Vicentico Fernández y el bajista Flavio Cianciarulo, se basa en la historia de los hijos de Averno Clementi, el vigilante del faro Artiglio, ubicado en los acantilados de la Bestia. Juan parece ser el más dado a los números, el cartesiano, mientras que Solo es el artista, “el que tiene mucho que decir”. Todo llevado en rítmicas diversas: rock, ska, country y pinceladas electrónicas, moldeando con ellas bellas melodías y una estilística y matices con ecos legendarios a Beatles de su última época y a Pink Floyd a partir de Dark side of the moon. Con ello nacen canciones tan poderosas y por ratos oscuras como, No era para vos, El rey del swing, La Tormenta, Canción Solo para Juan, Mamá, Averno el fantasma, La música salvará el mundo y no se diga la serena, Impacto.

Para este gran proyecto participaron los ocho integrantes de la banda, ahora revitalizado con la presencia de Florian Fernández y Astor Cianciarulo, hijos de los líderes, aspecto que ya garantiza la continuidad de Los Fabulosos. Pero también se unen 12 invitados más, entre ellos: Glen Pastcha, que toca moog, hammond, mellotrón; Didi Gutman al piano, moog y Arp Odyssey; o Vicho que aporta en las voces adicionales.

De personajes

Ante USHola, Vicentico Fernández explicó las articulaciones para escribir, La salvación de Solo y Juan. “Cada vez que hacemos un disco pensamos de qué modo encararlo, y en este caso empezamos a pensar en una historia y dejábamos mover la imaginación y el corazón, y que sea lo que sea. Y después, a medida que teníamos una historia más armada y nos faltaba un personaje para una canción –o al revés: a veces la historia nos hacía buscar una canción para un personaje– lo hacíamos. Más que nada surge de las ganas de armar cosas y de hacer discos. La verdad, no sé nunca de dónde salen las cosas”.

Es dable aclarar que acá, cuando se habla de rock ópera no se refiere a los mismos términos como Tommy o Evita, donde hay varias voces con papeles específicos (al modo de la óperas clásicas), sino más bien a la manera de un Queensryche (Mindcrime), Pink Floyd (The wall) y en particular a la de Dream Theater (Metropolis Pt. 2, Scenes from a memory), donde una voz narra la historia y encarna el personaje. De manera que las canciones se pueden escuchar por separado, aunque acá con cierta experimentación por parte de una banda de abiertos estilos que ya tocó tango, bolero, candombe, salsa y jazz. Es decir, es una banda respetada de rock, pero lo suyo es más que eso, es libertad.

Ya lo dijo Vicentico a la agencia EFE: “cada disco tiene su modo, su vida, su universo” y reconoció que el proceso fue “largo y de arduo trabajo”, pero también “muy entretenido y muy divertido”. Finalmente apuntaló: “Fue lindo de hacer, muy libre también: no tuvimos ningún límite”.

Los límites no existieron incluso a la hora de grabar tanto en Nueva York, como en Buenos Aires, Argentina. Además el productor Héctor Castillo, el mismo productor e ingeniero venezolano que trabajó con Gustavo Cerati. Por lo demás, la historia es redonda y de obligada escucha para paladares exigentes.

Etiquetas: