Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Oculta

Música nacional en otras manos

Guatemala sigue dando sorpresas en materia musical. Este segundo semestre se antoja variado y desafiante para oídos ávidos. Esta vez rock, jazz, rap y fusión latina para acompañar la atmósfera urbana.

Fecha de publicación: 26-08-16
Por: Jorge Sierra
Más noticias que te pueden interesar

Los Reyes Vagos

“Sin gravedad”

El trío madura. Y ahora aparece con su cuarta producción discográfica. Acá deposita siete nuevas canciones ya mejor concebidas, con un sonido más definido y una refrescante energía. Lleva nueve años en la escena y después de ese tiempo el trío llega a un punto que ya se le reconoce. Ahora tiene ese tempo bien marcado y constante, guitarras contundentes y poderosas, y gancho en los estribillos. Es cierto, el tema acústico Junto a ti, desconcierta por la línea que lleva el resto del disco. En su primera canción Alma y aire son unos chicos duros y en la última Sálvame, unos crudos blueseros. Por cierto, esta última mencionada puede que sea la mejor de la placa con segundos de sicodelia de por medio. Integrado por Chen Sacasa, guitarra y voz; Yoshi Castillo, bajo; y Kimba Muralles, batería, hacen lo suyo sin pretensiones. Quizá las letras no sean su fuerte y la voz principal no sea lo máximo, pero ahí van, poco a poco.

Rebeca Lane

“Alma mestiza”

Parece que ahora entre ceja y ceja trae la identidad, la raíz. Eso sí, más beligerante y más indignada. La cantante, rapera y poeta Rebeca Lane lanza esta tercera producción con 14 temas, incluidos algunos single como Cumbia de la memoria. La lista incluye también, Alma mestiza, Este cuerpo mío, Ni encerrada ni con miedo, Desaparecidos, Manos arriba, Pachamama y Reina del caos. Acá le lleva a uno por los senderos de la música tribal, cumbia, reggae, hip hop siempre a base de letras provocadoras sea a la rebeldía, sea a la anarquía, sea a la libertad, sea a la resistencia, sea a la conciencia. A mí no me queda duda que ante tamaña provocación, frente a cualquiera, sale ganando. Por supuesto, su rap continúa con ese flow natural y atractivo. Disco a disco esta chapina gana respeto y, por supuesto, seguidores.

Sofi Kuba

“Calaix”

Este es un disco que se acerca a aquel tipo de jazz hecho allá por los años cincuenta, cuando el hard bop proponía sosiego en contrapeso a esos pasos nerviosos e intranquilos del bebop. Este es el segundo EP de Sofi Kuba (batería) titulado Calaix, donde parece inspirarse en la obra de Lee Morgan o en la de Gerry Mulligan. Tanto en Wabú como en Mit parapluie, Elli the dream knitter y Noctiluca, Kuba hace tandém en la base con Alejandro Álvarez al bajo. Luego se suman Víctor Arriaza al piano; Rosse Aguilar al sax; y Julio Oliva en la trompeta. Advierto que el disco no incluye picos de intensidad, ni improvisaciones de altos vuelos, tampoco solos de batería, pero a cambio hay sencillez, claridad, musicalidad y un anhelo de elegancia. Por supuesto, se agradece ese scat de Aguilar en el segundo tema. Al final Kuba entrega una cajita colorida llena de sonidos y estados de ánimo. 

Raysa ’n Beans

“Azul bonito”

Raysa Morales está contenta. Después de cantar por varios años en la calle, de incursionar en diferentes géneros amén del folk urbano,
ahora conforma el proyecto  Raysa ’n Beans. Con este grupo concreta este primer EP de cinco canciones de su cosecha. Aquí hay blues para empezar (Ansiedad); también huapango (Iba cantando); y reggae (Por un latir). Aunque el grupo suele experimentar cambios de tempos y estilísticas (latino, rockabilly, bossa). Son canciones sencillas y atractivas, apoyadas por una amplia gama de instrumentación y texturas, incluido el EWI, bambufón y sonido de órgano. En una época en que los sonidos de nuestras vidas diarias se han homogenizado, la música no puede ni debe permanecer fija a los estilos hasta ahora hechos en Guatemala y Raysa & Beans resulta ser la bocanada de aire fresco que se esperaba en el panorama. Aquí participan, Maury Orozco, Francois Guindon, Erick Carrillo y Marco Samanie.

Etiquetas: