Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Oculta

“¿Podemos realmente creerle al narrador?” Carol Zardetto

Carol Zardetto presenta el miércoles La ciudad de los minotauros, su nueva novela. Es una imagen detallada de la Nueva York moderna, inmigrante, multifacética. Felipe, su personaje principal, está por razones de estudio en la urbe y explora las entrañas citadinas, sus habitantes y su propia historia. Dos voces narradoras trazan la historia en un juego estilístico que plantea interrogantes al lector.

Fecha de publicación: 04-07-16
Por: Jaime Moreno elPeriódico

Esta semana se presenta tu nueva novela. ¿Qué se siente publicar un nuevo libro?

– Publicar siempre es triste en cierta forma. Lo interesante es empezar un libro. Son procesos intensos, obsesivos. Mientras uno está metido en un libro uno está tan ligado a la historia y a los personajes, cuando se termina es como esa sensación de muerte, separarte, dejar que se vaya y olvidarte de él. Es un proceso agridulce. También hay satisfacción de ver que se concretó. Es un logro.

¿Cuánto tiempo tomó el proceso de este libro?

– La inicié en 2006. La suspendí porque en ese ínterin escribí otro libro, El discurso del loco y después un libreto de una ópera, Tatuana, que aún no se ha estrenado. Esos dos proyectos me distrajeron de esta novela. Lo retomé en 2012 y desde esa fecha fueron tres años de trabajo intenso para terminarla.

¿Qué es más difícil, comenzar o terminar?

– Creo que lo difícil es entrar en el momento en el que ya no se para. A veces uno empieza y detiene porque las ideas no están tan claras. A veces son años los que se piensa un tema. En esta novela tiene muchos hilos narrativos. La dificultad para mí fue trenzarlos. Creí que no iban a agarrar unidad.

Llama la atención el retrato tan vívido de Nueva York. ¿Cuál es la importancia de la ciudad para la literatura?

– Es como esa gigantesca y vasta biblioteca que contiene todas las narrativas. Una megaciudad como Nueva York es esa ficción que cualquier novelista quisiera contar pero que resulta imposible porque es polisémica, multifacética, infinita. Las megaciudades son una realidad contemporánea y en ellas nos vemos retratados todos.

La migración. ¿Por qué el interés en este tema?

– Somos fruto de múltiples migraciones. El estado natural del ser humano es el nomadismo, a veces muy lento y a veces vertiginoso. Últimamente vemos migraciones muy rápidas que seguramente van a cambiarle la faz a lo que conocemos. Lo interesante de esto es cómo se transforma el que migra y cómo transforma el espacio al que migra. Ambas cosas dibujan realidades que son interesantes.

Felipe, el personaje principal, parece un antihéroe. ¿Se le puede considerar así?

– Es un ser humano lleno de dudas. El héroe clásico era uno que tenía fallas. Estamos acostumbrados a los héroes de Hollywood, llenos de virtudes. Creo que este es un héroe clásico que trata de desafiar sus fallas por medio de un viaje. Está en camino de superarlas y vienen de la raíz de su propio mundo conocido.

¿Cómo fue el proceso de investigación para esta novela?

– Hay un trabajo de investigación vasto. A menos que uno escriba una historia profundamente personal, la investigación para una novela es amplia, multifacética. Viví en Nueva York unos meses, pero eso no significa que no haya tenido que investigarla.

¿La literatura es capaz de retratar con tanto detalle un espacio que no se ha vivido?

– Claro que sí. En muchos de los espacios retratados en la novela no estuve personalmente. La literatura es capaz de permitir que uno viaje incluso a espacios más difíciles, como desde los zapatos de un hombre.

A propósito del cambio de género en la voz narradora, ¿qué tanto del discurso de Carol hay en el discurso de la novela?

– Hay una cosa que nunca es ficción en una novela, el discurso ideológico. Un escritor aprovecha los personajes para hablar de sus ideas, de sus pensamientos. Por medio de Felipe Martínez externé muchas ideas. Es mi parte masculina la que salió por medio del discurso de Felipe.

¿Por qué utilizar una técnica narrativa en la que hay más de una voz narradora?

– Es una discusión que quiero plantear, sobre esta creencia automática que tenemos los lectores de creerle al narrador. Esta voz (la segunda) pone en tela de duda lo que este dice. Las narrativas en primera persona son un discurso que no necesariamente refleja la verdad. Es hacerle una pregunta a la literatura, ¿podemos realmente creerle al narrador?

Presentación

> La ciudad de los minotauros se presenta el próximo miércoles 6 de julio, a las 19:00 horas. En el centro cultural Luis Cardoza y Aragón de la Embajada de México (2a. avenida 7-57, zona 10). Entrada libre.