Miércoles 26 DE Junio DE 2019
Oculta

El día que la historia fue carbón

La ERRE expone desde hoy el registro fotográfico de 30 de junio, obra del desaparecido artista A-1 53167.

Fecha de publicación: 30-06-16
Por: Jaime Moreno elPeriódico

La mañana del 30 de junio de 2000 amaneció con olor a memoria en el centro de la ciudad. Durante la madrugada, el artista Aníbal López (también conocido como A-1 53167) había esparcido sobre la 6a. avenida diez costales de carbón sobre el trayecto que horas después recorrería el desfile del Ejército. Era un símbolo cargado de las masacres y abusos cometidos por la institución durante el conflicto armado. La Municipalidad se encargó de eliminar el material antes del desfile, pero no fue posible retirarlo todo. Horas después cientos de botas al compás del redoblante arrastraron el polvo negro y participaron de una acción artística que hizo frente al statu quo. De ese día se cumplen hoy 16 años. Las huellas físicas se han borrado y el artista ya no está, pero quedan los registros fotográficos de ese acto de reflexión y resistencia ante uno de los tantos capítulos inconclusos de nuestra historia reciente. La serie de imágenes se exhibe a partir de hoy en La ERRE (Vía 6 2-60, zona 4) Inaugura a las 19:00 horas. Entrada libre.

La obra de Aníbal López encaja bien en el concepto de accionismo. En él, un artista utiliza “dispositivos” (objetos que toman dinámicas propias) para que personas interactúen con ellos y generen la pieza. 30 de junio fue eso, activar un dispositivo cargado de simbologías determinantes para una Guatemala de posguerra. Rosina Cazali, quien aporta en esta ocasión el texto de sala, recuerda al artista como determinante en su momento. “Lo importante de Aníbal fue su lucidez para señalar esas temáticas cuando aún no teníamos todos los instrumentos y las reflexiones como para abordar una crítica fuerte. La suya no fue escrita, sino por medio de imágenes y son tan poderosas que aún tienen validez”, apunta. Además, comenta que en la documentación  de la obra participó Belia de Vico, quien era dueña del espacio de arte Contexto. López murió en 2014, pero es recordado como uno de los artistas visuales más importantes de su generación.

Otras obras

> El préstamo, 2000

> Hugo, 2002

> Testimonio, 2012