Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Oculta

El último lamento de las troyanas

Hoy y mañana se presenta en escena la obra Las Troyanas, que de la mano de Proscénico realiza una reinterpretación vibrante de la pieza de Eurípides.

Fecha de publicación: 20-05-16
Por: Jaime Moreno elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

De lo que un día fue la próspera y poderosa Troya solo quedan el recuerdo, las ruinas y el rastro de dolor que la guerra dejó tras de sí. Eso y sus mujeres, las troyanas, quienes en un último intento de esperanza intentan transmitir su sufrimiento. Comandadas por Hécuba, su reina, este grupo de mujeres intenta enfrentar su destino con la pérdida de sus seres queridos sobre sus hombros y la sombra de la esclavitud acercándose cada vez más. Gracias a las  del teatro, ese último empuje de resistencia discurre en la obra Las troyanas, que este fin de semana termina su temporada en el Teatro al Aire Libre del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

En Las Troyanas la percepción tradicional de teatro queda fuera de contexto. La obra rompe con los cánones de escenario y graderío y por consiguiente con la barrera natural entre actores y público. Es más que eso, el espectador asiste a una especie de procesión que avanza lenta por distintos puntos del recinto a medida que sus protagonistas narran en varios idiomas (navajo, náhuatl, latín y griego) una historia de dolor, muerte y abuso. La caminata está ambientada por el incesante ritmo de las percusiones que transmiten la tensión de la pieza representada.

La obra está a cargo de Proscénico, espacio y movimiento. Protagoniza Andrea Branher, quien además de encarnar a Hécuba es también la directora, y la acompañan Javier Flores, Gerson Lam, Cindy Gómez, Génesis Ramos, Carlos Cañas, Nataly Rosales y otros tantos actores y actrices que dan vida a Menelao, Atena, Aquiles, Casandra y un conjunto de soldados y troyanas. En total, 22 artistas en escena hacen posible el montaje, basado en la versión de la compañía LaMaMa, que en 1974 realizó una reinterpretación de la pieza clásica de Eurípides.

Etiquetas: