Lunes 14 DE Octubre DE 2019
Oculta

“Podemos ser efímeros y así no se crea industria” Jayro Bustamante

El director de Ixcanul estuvo en Guatemala en una parada corta en camino al Oscar. Con 30 premios bajo el brazo, habla en esta charla sobre el futuro, las actrices y el cine en el país.

Fecha de publicación: 02-12-15
Jayro Bustamante
Por: Jaime Moreno elPeriódico

¿Qué significaría para vos y para el cine guatemalteco una nominación al Oscar?

– Mucho, sería realmente poner a Guatemala en donde no ha estado. Es muy importante a nivel político y diplomático, más de lo que aquí mismo se quieren dar cuenta. Personalmente habría una especie de consagración, así la llaman. Por el momento, ya estoy contento con lo que ha pasado, seguro de que voy a hacer una película más. Ese es el miedo de todo cineasta y artista en Guatemala, podemos ser efímeros muy fácilmente.

¿Cómo ves tu futuro inmediato? Aparte de la nueva película, ¿qué otros proyectos vienen tras “Ixcanul”?

– Estoy con un proyecto personal  más. Voy a dirigirlo y producirlo, al igual  que Ixcanul. Se llama Temblores y por pura cosa personal no puedo contar más de él.

También estoy recibiendo muchas propuestas de trabajo, propuestas de guiones gringos para ver si se puede hacer una película en Estados Unidos. No tengo eso como sueño, pero tampoco quiero decir que es algo que no quiero hacer.

Las actrices te han acompañado en este viaje. ¿Qué sigue para ellas?

– La vida de ellas me parece muy interesante. Ambas son luchadoras. Pero, volviendo a lo efímero de nuestras carreras, si seguimos siendo efímeros no se crea industria. Nos volvimos agentes en La Casa Producción porque creemos en sus talentos. Para María Telón tenemos dos proyectos serios. María Mercedes se volvió un icono, y la estamos guiando para llevar estos proyectos pero con cuidado de que ella no se vuelva Ixcanul, porque puede dar muchas cosas más. La gente no se da cuenta del real performance que hicieron los actores, quienes aparte de ser kaqchikeles no tienen nada en común con los personajes.

¿Qué representa la película para el cine en Guatemala?

– Para mí representa mucho, pero porque es mi película, la primera. Se volvió un símbolo guatemalteco dando vueltas por el mundo. Para el cine, en término de premios, es muy importante que el cine guatemalteco exista de repente en panoramas como Berlín. En eso somos pioneros, pero en Guatemala ya hay un movimiento y todos somos pioneros. Después de El silencio de Neto, después de “ese silencio”, de repente salimos un grupo de cineastas que estamos dando de nuevo de qué hablar. Está Te prometo anarquía, la película de Julio Hernández, que seguramente hará una gran carrera. 

El cine nacional parece tener un auge. ¿Qué se necesita para consolidarlo?

– Fondos, porque talento tenemos. La gente no se da cuenta de todos los sombreros que tiene que tener un director en el país. En el momento en el que los directores podamos tener una sola ocupación, dirigir, seguramente vamos a comenzar a ver buenas películas por todos lados.

¿Qué hace falta para llegar a eso?

– Una ley nacional de cine, una política pública e incentivos para que la iniciativa privada entre a trabajar con el cine. En este momento le tengo más fe al sector privado. Espero que Jimmy Morales entienda la responsabilidad que tiene hacia el cine por venir en parte de la industria. Si no, creo que la iniciativa privada va a reaccionar antes. 

¿No es irónico que una película tan celebrada por los guatemaltecos sea a la vez una que nos desnuda como sociedad?

-– Creo que es lo que necesitamos. Todos los artistas en el mundo siempre han sido contestatarios de un sistema. No tengo interés en hacer una película de Guatemala linda, con sus paisajes del Inguat o Cayalá. No sirve para nada, ni siquiera para vender el país. Ya no hay turistas que compren una postal “fotoshopeada” porque todos sabemos que eso es Photoshop. Hoy los turistas necesitan lo humano, realidad, vida. Creo que también nos vuelve a la conciencia. Guatemala está despertando en todo sentido e Ixcanul participa también en eso.

Premios

> Para el director nacional los premios más significativos fueron los de Cinergia y San Sebastián. Ambos ayudaron a terminar Ixcanul y sin ellos, dice, no los hubiera visto Berlín.


“Que un festival como Guadalajara no tuviese miedo de darnos los premios principales a nosotros fue muy importante”..

Jayro Bustamante, director.