Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Oculta

El cine francés vence en San Sebastián

El festival de cine español cerró sus actividades el fin de semana, con la ceremonia de premiación en la que entregó sus famosas conchas, tanto de oro como de plata.

Fecha de publicación: 28-09-15
Por: afp
Más noticias que te pueden interesar

La película Sparrows, del islandés Rúnar Rúnarsson, se alzó el sábado con el máximo galardón del Festival de Cine de San Sebastián, en el que la mayoría de grandes premios fue a parar, sin embargo, a cintas de producción francesa. “Me siento extremadamente feliz de recibir este premio”, afirmó el director islandés al recoger la Concha de Oro a la mejor película por Sparrows, una coproducción de Islandia, Dinamarca y Croacia que relata el viaje iniciático de un muchacho de 16 años.

Tras haber vivido con su madre en la capital islandesa, Ari es enviado de vuelta a una remota región de los fiordos para instalarse con su padre, en un ambiente desesperanzador donde deberá esforzarse por abrirse camino.

Presidido por la actriz danesa Paprika Steen, el jurado concedió –sin embargo– su premio especial a Evolution, de la cineasta francesa Lucile Hadzihalilovic. Película “atípica” en palabras de su creadora, que mezcla ciencia-ficción con cine de autor, narra la historia de un grupo de mujeres que vive en una isla solitaria acompañadas únicamente por niños sometidos a extraños experimentos médicos. Filmada en el archipiélago español de las Canarias, sus imágenes, de una fuerte carga visual, le valieron también un premio a su director de fotografía, Manu Dacosse.

El cineasta belga Joachim Lafosse se alzó por su parte con la Concha de Plata a la mejor dirección por la coproducción franco-belga Les Chevaliers Blancs, basada en hecho reales que conmocionaron a Francia en 2007. Retomando el conocido como caso del Arca de Zoé, la cinta, protagonizada por el francés Vincent Lindon, narra la historia del jefe de una ONG determinada a sacar a más de un centenar de niños africanos de un país en guerra, pese a la negativa de su gobierno, para darlos en adopción en Francia. “Creo que tenemos que ir con mucho cuidado de no dejarnos llevar por nuestras emociones” vulnerando la legalidad, incluso en casos humanitarios, afirmó Lafosse al recibir el premio.

El galardón al mejor guion también fue a manos de dos franceses, los hermanos Jean-Marie y Arnaud Larrieu, por 21 nuits avec Pattie que escribieron y dirigieron conjuntamente. En esta comedia dramática que viaja entre la realidad y la ficción, Caroline, una parisina interpretada por Isabelle Carré, interrumpe sus vacaciones para ir a enterrar a su madre fallecida repentinamente en un pueblo de los Pirineos. Los preparativos del funeral dan, sin embargo, un giro inesperado cuando el cadáver desaparece misteriosamente.

Cine latinoamericano

Las producciones latinoamericanas obtuvieron este año reconocimiento gracias a sus intérpretes. La cubana Yordanka Ariosa ganó la Concha de Plata a la Mejor Actriz, por su interpretación de Magdalena, una ruda prostituta mulata en El rey de La Habana, del español Agustí Villaronga. En este crudo retrato de la Cuba más marginal durante los terribles años noventa, adaptación de una novela del periodista y escritor cubano Pedro Juan Gutiérrez, Ariosa se enfrentó a un papel “bastante difícil”. Magdalena “es un ser humano que ha tenido que vivir en unas condiciones que no le ha tocado vivir a todos” y “reacciona como si fuera un animal”, explicó.

La Concha de Plata al Mejor Actor fue otorgada ex aequo al argentino Ricardo Darín y a su compañero de reparto, Javier Cámara, por Truman, coproducción hispano-argentina dirigida por el español Cesc Gay. El primero interpreta a Julián, que pasa por momentos muy difíciles debido a una dura enfermedad. El segundo, a Tomás, un amigo que viene desde Canadá para pasar cuatro días con él. “Estoy agradecido de que el jurado haya decidido distinguirnos a los dos, porque es difícil en este tipo de historias que cuentan una amistad entre dos personas separar a una de otra”, afirmó Darín. “Lo hemos pasado tan bien haciendo esta película, hemos reído tanto, hemos llorando tanto”, subrayó Cámara.

El jurado decidió este año otorgar una mención especial. Fue para El apóstata, coproducida por Francia, Uruguay y España. En esta comedia, el cineasta uruguayo Federico Veiroj retrata a un hombre que un buen día emprende el farragoso proceso para abandonar la fe católica y que la Iglesia borre sus datos de los registros.

El premio Nuevos Directores recayó en el joven cineasta francés Rudi Rosenberg por Le Nouveau y el galardón Horizontes Latinos en Paulina, de Santiago Mitre, una coproducción de Argentina, Brasil y Francia.

Etiquetas: