Miércoles 17 DE Julio DE 2019
Oculta

Música nacional de hace 400 años

Los archivos de la Iglesia católica de Guatemala guardan tesoros musicales de importancia y proyección mundial. Se realiza una investigación que hará que el mundo artístico eche mano de tan preciado material.

Fecha de publicación: 04-09-15
Por: Jorge Sierra elPeriódico

Los libros más grandes miden como cuatro cuartas de alto por tres de ancho. Son libros pesados, con una portada de madera forrada de cuero con chapetón y esquineras de metal. Adentro pergaminos con dibujos de color que enmarcan partituras de música de canto llano. Hay cerca de 50 libros de estos. También más pequeños de papel de algodón con música polifónica. Se calcula que en Guatemala existen cerca de 2 mil 500 obras completas de los siglos XVI y de finales del siglo XVIII y XIX. Todo, bajo el celoso cuidado del Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala, adjunto al Arzobispado de Guatemala, situado en la zona 1, y existente desde 1534.

El investigador

En estos momentos trabaja esos documentos el investigador guatemalteco Omar Morales Abril, como parte de su compromiso con el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical “Carlos Chavez”, del Instituto Nacional de Bellas Artes de México.

Según se sabe, la Iglesia tenía desde aquellos siglos mucho interés (y por los recursos económicos que administraba) de organizar este material para proteger su patrimonio. En 1970, un investigador norteamericano hizo una rápida revisión del material y dio cuenta de 874 obras. Y es lo que hasta ahora se creía. Hoy mismo se sabe que existe casi el triple de esa cantidad. “Justamente habían dejado de lado las obras más antiguas posiblemente porque o no entendían la notación o porque no consignaban el nombre del compositor”, afirma el investigador.

Circulaba música

Hoy por supuesto continúa obra anónima y es justo lo que realiza Morales Abril, de desentrañar el misterio, organizar y catalogar pero no solo de manera descriptiva sino también su concordancia con obras existentes en otros países. De hecho se sabe que en aquellos años, en el ámbito hispano, existía una intensa circulación de música.

Omar Morales Abril, investigador del Instituto Nacional de Bellas Artes de México.

Omar Morales Abril, investigador del Instituto Nacional de Bellas Artes de México.

Llama la atención que en lo escrito hasta ahora de la historia de la música guatemalteca, los especialistas hagan un salto mortal al brincarse de principios del siglo XVII (1606) hasta el siglo XIX, dejando la impresión que no hubo nada en el siglo XVIII. “Al investigar documentación que no es estrictamente musical, como pagos, contrataciones de personal, solicitudes de aumentos salariales u hojas de servicio, hemos identificado la contratación del compositor Nicolás Márquez Tamariz, del que se conservan más de cien obras, activo entre 1669 hasta 1693. Claro, la mayor parte de los papeles encontrados no consignan su nombre pero se puede asociar porque entre otras cosas su caligrafía es imperdible y por otro lado, si bien no se le pagaba a nadie por copiar la música, a él se le pagaba el papel para copiarla, entonces es muy probable que sí sean suyos”.

Compositores ilustres

Hablando de compositores, en Guatemala hubo grandes, hoy desconocidos. De esa lista están, Pedro Bermúdez, Gaspar Fernández (se creía que era portugués), Rafael Antonio Castellanos, José Manuel de Quiroz y el ya mencionado Tamariz. “Hay más nombres, pero a mí me parece que es importante recuperar esos sonidos, que eso que suene nos resulte familiar y nuestro, y que sea motivo de orgullo para nosotros”.

Por último, en el curso de sus investigaciones Morales Abril asegura que mucha de la música gestada en Guatemala “es ejemplar y emblemática para América Latina, porque no solo es el más antiguo sino que llegó a difundirse hacia Puebla (México) y cuyo repertorio perduró un poco más de 200 años. Estuvo en uso y reuso, hay algunos papeles con anotaciones de principios del siglo XX, lo que le da más de 300 años de vida y están muy bien escritas al mejor estilo de la polifonía clásica renacentista”. Curiosamente hay canciones escritas en castellano.

El resultado de estas investigaciones servirá para crear una base de datos que estará en línea para consulta. La labor concluirá el próximo año.

+2


Mil documentos, entre libros y obras individuales, resguarda el Archivo Histórico Arquidiocesano de Guatemala.